lunes, 24 de abril de 2006

Es oficial: no me adapto

Yo no tengo hermanos. No tuve primitos ni ningún otro pariente chiquito viviendo cerca o al alcance. Esto viene a cuento de que, por alguna curiosa razón, no puedo, no consigo, me cuesta, es más fuerte que yo, no hay caso: no soporto a los pequeños, especialmente entre los 3 y 7 años. Esa endemoniada etapa en que los purretes se van percatando de la existencia de muchas cosas, es como si fueran un block de hojas en limpio, un disco rígido vacío esperando llenarse con información. Entre las cosas que descubren está el maravilloso fenómeno del habla. Descubren que con la magnífica alquimia del aire y los pulmones y la boca y qué sé yo que más, pueden hablar. Hasta por los codos. Hablan sin parar de cualquier cosa, todo el tiempo. Dicen cosas hiladas en oraciones coherentes o no, inventan palabras, canciones, lo que sea, con tal de poner a prueba el descubrimiento. Y como por lo general andan con sus madres y/o padres que están absolutamente orgullosos del descubrimiento de sus hijos, los dejan...embobados...que los mocosos hablen y hablen y pregunten y...CALLATE NENE! callate pordioylavirgen! Encima con esas vocecitas que exasperan de tan agudas e insistentes. Y hablan y hablan. Y siempre tengo la pésima (in)habilidad de sentarme cerca de uno de estos especímenes, entonces cuando me dispongo a concentrarme en la lectura de un libro, ellos comienzan su sinfonía: hablan, y hablan y todo lo que se les cruza les llama la atención y preguntan y así...hasta que me enloquecen.
Claro, si...toda mi locura tiene su origen en este suceso natural. Por el cual yo también pasé y he escuchado anécdotas que me avergüenzan pero como era muy chiquita no me acuerdo. No es ya mi problema. Pero por favor señores padres, por el bien de su familia, alejen a sus niños de mí, al menos hasta que cumplan los 23 años, cuando ya se los puede empezar a considerar interesantes...

9 comentarios:

  1. Ey, vó! Te dejé en mi blóssss una cadena, y si no quería hacerla, hacela igual!
    Besin

    ResponderEliminar
  2. nena!
    dejo de pasar una semana (porque no updateabas nunca) y mirá la ristra de posts que dejaste!

    Igual el post este no me lo tomo personal porque mis hijos no son así,
    mis hijos son diviiiiiinos y preciooooooossssssos y jamás te enloquecerían con sus charlas interesantíiiiiiisimas
    (((me seco las babas y vuelvo a leer)))

    ResponderEliminar
  3. Coincido plenamente. Me exasperan, me hacen poner los pelos de punta. No intentes ir al cine a ver una película de animación, sea la hora que sea, están ahí, agazapados, esprando para volvernos locas.

    ResponderEliminar
  4. Ahhh, pequeñas criaturas de la naturaleza........ a veces hasta llego a pensar que son seres humanos.

    ResponderEliminar
  5. "...al menos hasta que cumplan los 23 años, cuando ya se los puede empezar a considerar interesantes..."

    Que buitrila, te parece bonito?

    ResponderEliminar
  6. Así que 23....JA! vamos todavía, NO SOY INTERESANTE:-P Aún soy un niño. Puedo decir lo que sea... SERé Escuchado!!!!
    Graciano

    ResponderEliminar
  7. Así que 23....JA! vamos todavía, NO SOY INTERESANTE:-P Aún soy un niño. Puedo decir lo que sea... SERé Escuchado!!!!
    Graciano

    ResponderEliminar
  8. Gente,personas, seres:
    estimados congéneres les hago una pregunta, uds. por casualidad no tuvieron nunca 3 o 7 años?, que recuerdan de esos momentos?, hay mucho para explorar, porque el tiempo pasó y dejó eso en el pasado proóximo, pero no olvidar la peli de Gerard Depardieu, con Haley Joel Osment y Woopy Goldberg, BOGUS. Ni tan malos, ni tan buenos, sólo niños. AH UN ABRAZO!! Y PERDONEN LA INTROMISIÓN.

    ResponderEliminar
  9. Entrometete tranquilo/a pero los anónimos me ponen violenta. Así que presentarse, por favorrr.

    ResponderEliminar