miércoles, 6 de septiembre de 2006

Maticemos

Aaaaah, no! a que no te animás...
ahquesí, y se fue, silbando bajito. Pateando hojitas que nunca crujían. El malhumor la estaba agotando, pero al doblar la esquina se lo topó. El cielo mismo se percató del inminente cambio en su vida y ella no. O sí, pero más tarde. Una revolución de felicidad y alivio la invadió, lo cual tenía que ser sí o sí una buena señal. Esas cosas no le ocurrían seguido. Nunca, en realidad. Lo miró con ganas, con hambre, con pasión, lo tanteó. Le preguntó el nombre como vieja que pregunta el precio de las mandarinas Smith al verdulero. Él, tímido y asustado, le bajó la mirada verde y se esfumó, literalmente. Así: puf!. Por un rato largo ella se quedó ahí, inmóvil, atontada, lamentando la falta de coraje, porque no se animó a nada más que recorrerle con la mirada cada centímetro de su ser, pero sólo eso. Y ahora? Cómo volvería a encontrárselo? Tendría que volver a irse silbando bajito y doblar esquinas por el resto de su vida? Las dudas la pusieron ansiosa. Se comió las uñas de la mano derecha, aún parada en el mismo punto, con un pie torcido y la campera arrugada. En ese momento recordó que la esperaba la Flaca. Y de apurada, al salir, se había olvidado la cajita! Qué tarada soy, pensó. Igual se fue a verla. Sin cajita. Y nerviosa. Al entrar le dijo:
- no sabés... recién lo ví.
- eh? a quién?
- a él, tonta, al amor de mi vida.
- de qué hablás, loca?
- de "él"... respondió, con énfasis, apretando los dientes.
- ah, msi..."tu otra vida".
Y se comió cuatro masitas Rococó. Para olvidarse de lo poco que había aprovechado la oportunidad. La Flaca la convenció de que no se lo contara a nadie más y ella accedió, sólo para que la dejara de molestar. Jamás entendería que ése, el de la esquina doblada, era su marido, aunque él aún no lo supiese y probablemente nunca lo sabría.

FIN

3 comentarios:

  1. No, no! siempre hay otas oportunidades, otras esquinas. Siempre.

    ResponderEliminar
  2. o como cuando uno cruza una mirada.... y sigue de largo preguntándose "por que no me paré?", y mientras uno piensa eso se sigue alejando y se sigue haciendo la misma pregunta..... y.....



    Selente muchacha, siga así.

    ResponderEliminar
  3. Creo que tu blog es uno de los màs originales y sinceros de la ciudad. Si tenès ganas de escribirme quiero darte un dato que te va a interesar. Ruben Barboza.Punta Alta
    rubenraulbarboza2004@yahoo.com.ar
    Por si dudas, la propuesta tiene que ver con el blog. Un beso.

    ResponderEliminar