domingo, 19 de octubre de 2008

El celular al que usted llama no corresponde a un abonado en servicio.

La semana pasada recibí un sms equivocado. Es decir, no venía dirigido a mí. El emisor le erró de número y me vi leyendo algo como:

"Hola piri, estas vivo?"

A lo cual yo respondí pronta y diligentemente, pues de piri no tengo nada:

"me parece que te equivocaste de número".

Inmediatamente el emisor respondió:

"perdón mil disculpas? quien sos?".

"Y a vos qué caraj...", no. Iba a responderle con lo primero que se me cruzó por la cabeza pero no quise ser tan maleducada con un extraño, quién sabe si algún día me lo cruzo por la calle y me acusa: "aaah, vos eras la maleducada!!"

Entonces, bien a la defensiva, le mandé un:

"vos quién sos!"

aunque, para ser honesta, saberlo me interesaba menos que la cotización del euro.

"Andrea, vos?" (y dale...)

A esa altura ya me resultaba inevitable el evidente momento de socialización, y le dije:

"Victoria"

"un gusto. saludos", dijo Andrea, former extraña.

¿UN GUSTO? (uno solo? puuucha...)
pero miráa vosss, de haberlo sabido antes!
Yo me pregunto qué sentido tiene entablar una conversación con un desconocido al cual contactamos por error y encima preguntarle el nombre! para qué? para volver a escribirle sms por accidente? para saludarlo en el día del extraño?

Es ridículo!
Y aún más si cuento que todo ese diálogo textual lo mantuve caminando dos cuadras por la calle, cruzando un semáforo, con malabaristas incluídos! Podría haber perdido la vida respondiendo eso!

Cuando uno llama a un teléfono fijo y le pifia de número, recibe un, por lo general, antipático: "nah, equivocado". clack. Y se acabó la joda.
Nada de ay, quién sos, te puedo ayudar en algo, porqué no pasas a tomarte un cafecito y nos conocemos mejor. Acá estoy con otro númeroequivocado, no sabés que lindo lo pasamos.


NO.
Es E-QUI-VO-CA-DO. Al igual que el sms.

En fin, al menos no escribía reemplazando la Qu por las K.
Hay que reconocerle algun mérito a Andreíta...
Es más... le voy a mandar un sms equivocado, a ver si es madre y todavía no la saludé en su día!

2 comentarios:

  1. Qué a gusto me he reido leyendo tu anécdota de mandar mensajes a un perfecto desconocido.
    Bueno, yo en este momento también lo soy, pero son otras las circunstancias, no?
    Voy a seguir leyéndote
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. capaz es la novia de algun tipo que tiene tu numero en su cel y queria saber tu nombre :)

    ResponderEliminar