lunes, 23 de marzo de 2009

Manifesto

No soporrrrrto el reggae, ni la cumbia, ni el reggaeton, ni la salsaton, ni el ska, ni la batucada murguera, ni el rock chabonazo barrial, ni a los románticos de turno que nunca escasean. Basta ya.

Y no, no me las doy de culta, "ay, mirála a la chirusa, qué se cree". Entre Beethoven y todo eso que mencioné arriba hay un amplísimo espectro musical por descubrir y disfrutar.

Permiso.

4 comentarios:

  1. Pues estoy muy de acuerdo con lo que dices. Se complica decir eso en un país "tropical" como el mío.
    Te leo desde Colombia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mi padre vive en Colombia desde hace unos años y allí se levantan y se acuestan con todo eso que nombras a todo volúmen. ¿¿Cómo pueden vivir así??

    ResponderEliminar