domingo, 6 de septiembre de 2009

I want youuuu, I want you sooo baaaad

Según cuenta la leyenda materna, una vez, hace muuuucho, cuando yo tenía cinco años, estaba jugando con mis chiches (amo la palabra chiche) debajo de la mesa de la cocina y repentinamente, al oír una canción que sonaba en el TV, salí del escondrijo y me puse a bailar, embobada.

Eran los Danger Four tocando un tema de los Beatles, que no recordamos con precisión.

La cuestión es que, desde ese momento, siempre fui una seguidora, amante e investigadora de Los Beatles. Un par de años despues del "table affaire", mi madre compró un par de cassettes de compilación ("20 grandes éxitos de oro") de los Fab Four y de John Lennon, que aún andan por ahí, medio descangallados. Los escuché quichicientas mil veces, desde los 8, 9, 10 años, cuando aún no sabía una palabra de inglés. Yo cantaba por fonética y bailaba desquiciada (sí, sí, una Mafaddita cualquiera soy, sí, y no tenía ningun Manolito que me coartara mi pasión).

Como a los 16 años me picó el interés por estudiar inglés sistemáticamente, sólo para entender lo que decían las letras de las canciones.

A fines del Siglo XX apareció un cdrom, que circulaba entre fanáticos, con la discografía completa de la banda, incluyendo tapas, letras y otras cosas.

Por la misma época la aparición del mp3 hizo que yo consiguiera TODOS los discos de los Beatles sin gastar un peso (lo cual, a Macca, no le debe simpatizar en abbbsoluto, ni qué hablar de Yoko, aunque con eso de que los derechos los compro el difunto maikol shacson, no sé a quien le correspondia) pero claro, no tenía el arte de tapa y no me jodan, no es lo mismo.

Siempre estuve a punto de comprarme, uno por uno, todos los discos oficiales de The Beatles. Es una deuda pendiente para con mi discoteca.

Creo que esto, cuya salida está prevista para dentro de tres días (09/09/09) es una perfecta excusa para invertir. Si alguien quiere adelantarse y cooperar con mi formación musical, está autorizado.



2 comentarios:

  1. Me produce inmensa satisfacción que a la gente joven les sigan gustando Los Beatles. Unicos e irrepetibles. (Me consta que, incomprensiblemente, no siempre es así)

    Quien más y quien menos todos hemos empezado cantando canciones en inglés sin saber aún la lengua. Luego uno se perfecciona y empieza a mejorar la pranunsieishon.

    Yo también tengo ese CD ROM del que hablas y muchos vinilos, así que ponte en la cola, Vix.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que grandísimos eran! Yo tengo cuatro, pero planeo ir haciéndome con todos con el tiempo.

    ¿Crees que como lectores de Mafalda, esta ejerció una influencia subliminal sobre nosotros para que nos gustasen? :o
    Nunca lo sabremos...

    ResponderEliminar