lunes, 19 de octubre de 2009

oh, come-onnnn!

Hay dos personas -mi remisero particular y mi jefe- que, practicamente, a diario me saludan con una fórmula trillada que ya me está empezando a molestar.

Cada vez que me preguntan "¿cómo andás?", yo respondo con un "bien" de compromiso (como para no ahondar en detalles que les confirmen lo opuesto) y ¿qué recibo de respuesta?

"ya se te va a pasar..."

sí, sí, todo muy jocoso, ja-ja-ja. Me río. So funny. Si.
Pero por más buena intención que tenga esa respuesta chistosa, casi resignada, ya me cae mal, por su gataflorés.

¡Loco, work with me! ¡Estoy haciendo un mínimo esfuerzo por ver el vaso lleno, por ignorar mis insatisfecheses y vos me pinchás el globito! ¡Serádedios!

Si contesto con un "y...ahi ando" o con un más descriptivo "falta de sueño, harta e insatisfecha" me critican por mi evidente pesimismo (realismo, digo yo). Pero si le pongo onda y les respondo con una (aunque falsa) sonrisa que ilustre mi "bien", ellos me salen con esa pavada y me tiran el montaje al carajo.

¿para qué me esmero, yo, eh?
a partir de mañana, voy a usar otra respuesta. No más "bienes". Voy a probar con alguna otra antipatía, que tan a mano las tengo siempre. Es más facil incluso. Les voy a espetar con un "dormida", "hastiada", "infeliz", a ver qué me dicen.

(obvio, igual me van a decir el "ya se te va a pasar" y para eso tendré preparada una puteadita suave)

3 comentarios:

  1. Che, una preguntita...Cómo andás??? Bue, no me cuentes. Total...! Ya se te va a pasar

    ResponderEliminar
  2. Casi se me estaba olvidando la Vix hostilizada. Menos mal que regresó!! ;)

    ResponderEliminar