domingo, 20 de febrero de 2011

Once upon a time...

...there was a girl who finally decided to watch it.
Durante muchos años me resistí, todo cuanto pude, a ver Sex and the city por varios motivos. El más poderoso: un grupo de cuatro amigas solteras y exitosas en sus carreras, volteándose a todo lo que caminara, en New York, no podría estar más alejado de mí. Y después estaba el factor Sarah Jessica Parker. La detesto. No puedo verla, mucho menos oírla. Pero estos impedimentos se vieron escandalosamente superados el sábado pasado cuando, quién sabe por qué, me levanté dispuesta a mirar SATC, season tras season. Y así fue. En los dos días del fin de semana me las arreglé para ver una temporada y media, con el atenuante que son capítulos de 20 minutos nomás (¿o sea que cuando la emitían en TV, las minas esperaban una semana para ver algo que duraba 30 minutos incluyendo los comercial breaks? ¡vaya mérito!).


Siempre me intrigó saber qué tenía de atrapante esta serie para haberse transformado en el signo de una época y de una generación (o de varias). Me propuse verla con sentido crítico y la soporté bastante mejor de lo que pensaba. Incluso podría confesar, si me apuran, que la estoy disfrutando.


Anteriormente, tuve mis encuentros del tercer tipo con la cultura SATC. Alguna que otra vez me la crucé en TV, doblada al castellano en canal 9 o subtitulada en Cosmo TV pero poca bola le di. El año pasado compré el libro original, de Candace Bushnell, y no pude pasar de las cuatro primeras hojas. Morí del aburrimiento y abandoné. Y hace algunos años vi la primer película en el cine. Naturalmente, al no conocer de qué iba la historia en sus temporadas finales, me pareció una absoluta imbecilidad. Y estaba Sarah Jessica, con sus deep blue eyes tapados de mascara, claro.


La serie comenzó en 1998 y duró 6 años (o 6 temporadas, mejor dicho). Mi primer horror lo tuve al ver la ropa y el corte de pelo de Carrie Bradshaw (y de las otras también). ¿La mina no había sido siempre la quintaesencia de lo fashion? OK, lo admito, en el '98 yo aún usaba trenzas, porelamorrrrrrdedios. Pero YO era una adolescente de 17 años (lo digo para suavizar la vergüenza pero, en realidad, la empeora), no una treintona soltera (vic teléeeefoooono). Afortunadamente los autores de la serie también notaron que esa permanente voluminosa no era algo sostenible más allá del pilot y le aplastaron los rulos hacia mediados de la primer temporada.


Ahora, hablemos de las improbabilidades. De que una persona que escribe una SOLA columna (semanal, se supone) en un diario gane lo suficiente como para pagarse ese departamento y costear los zapatos caros que tan compulsivamente compra (y eso que aun no aparecieron sus Manolos). Pero hagamos la vista gorda y sigamos mirando. Al fin de cuentas es ficción.


Luego, los hombres. TODOS los tipos con los cuales salen estas cuatro mujeres son espantosos. Hasta los que ellan presentan como gorgeous son, en realidad, hideous. De todas formas, creo que todo lo que me escandaliza irá mejorando conforme el siglo XXI se vaya acercando a la historia. Los '90 no fueron buenos para nadie en ningun rincón del mundo.


Lo que rescato so far
- la música es buenísima. 
- aprendo chorrocientas mil expresiones en inglés por capítulo. 
- y para qué quejarme, es New York, después de todo.


Igual, no teman, no planeo transformarme en ninguna de ellas ni voy a ser de las que recomiendan ver la serie como condición para entrar en la adultez. Será que ya soy lo suficientemente grande como para verla con otros ojos y buscar qué hay debajo de la superficialidad de la historia de estos clichés yankees femeninos y sus sexual encounters.


Voy a seguir mirando, si me disculpan. Tengo cuatro temporadas y media por devorar.

8 comentarios:

  1. Bienvenida!
    Yo no la miré en el 98 (cuando, todavía, HBO venía for free en mi operador de cable amigo), pero me enganché unos pocos años más tarde, creo que la daban en The Film Zone.
    Y sí, esperaba cada martes con muchas ganas para ver esos capítulos de media hora (publicidad incluida), y cuando sonaba el "tan tan taran tan tan tan" (imaginate la cortina de S&TC aquí, gracias Vicz), me emocionaba. De verdad, me emocionaba. Después de esa vez, volví a verla completa millones de veces.
    Con casi todos los capítulos encontré algo con lo que identificarme, una situación, una sensación o una manera de ver las cosas de alguna de las cuatro (ojalá pudiera sentirme identificada con el capítulo en el que Carrie le dice a Miranda que tiene alrededor de 100 pares de zapatos, sigh*)
    Enjoy! Se pone mejor y mejor cada vez, y en las temporadas 4,5 y 6 te vas a querer largar a llorar de amor al ver la ropa que usan estas ladies.
    Y ahora quiero verla toda otra vez! (Por milésima vez...)

    ResponderEliminar
  2. Ey! Yo no ví ni un solo capítulo. Y sigo así. Vi la primera película junto con 4 amigas en el cine cuando se estrenó. Y al igual que te pasó a vos, me pareció malísima. De viaje a NY daban en el avión la 2 y dije: Ok, vamos a ver un poco de NY... pero estaban en Arabia...
    No va conmigo.
    Beso

    ResponderEliminar
  3. Lejos, lejos, lejos, lo mejor es Mr. Big...

    ResponderEliminar
  4. Seguro que alguna foto tienes con aquellas trenzas.

    Y antes que ese poster de la Parker & Cía hubiera estado muy bien verla asomar pr aquí. :)

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre digo que hay mujeres "Sex and the City" y mujeres "The Big Bang Theory", y no me imagino acercándome al mundo de las primeras ni siquiera por curiosidad o con espíritu crítico. Pero a lo mejor en algún tiempo cambie de opinión, recién hace un mes empecé a ver Friends y me parece genial, y toda la vida sostuve que era una estupidez.

    En otro orden de cosas, hoy vi este blog http://lovelystationery.com y pensé que podía gustarte.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo soy más de la primera temporada de Dexter y de Scrubs, pero también me devoré Sex and the City y te recomiendo que no veas las pelis.
    Salute!

    ResponderEliminar
  7. Seel... too late. Ya las vi. la primera la vi en cine, en 2008 (ay) y la segunda la vi el finde pasado en casa. doble ay.

    ResponderEliminar
  8. bueno, sacudite con Dexter, la 1º temporada no te va a defraudar.

    ResponderEliminar