viernes, 30 de diciembre de 2011

De frustraciones y arrepentimientos

Ahora me doy cuenta que aca no conté qué pasó con mi curso de decoración y su consiguiente profesión. Para hacerles el cuento corto a los lectores (sobre todo a los que ya lo leyeron en el otro blog) no me recibí aún de decoradora porque uno de los trabajos que entregué a final de año me fue devuelto con un OBSERVADO en rojo. Y eso implica rehacerlo y entregarlo de nuevo en marzo. Una semana y media después, la bronca y pena ya han sido superadas (en gran parte), y el trabajo ya está encaminado hacia una nueva oportunidad. Pero lo que me quedó dando vueltas en la cabeza es lo limitada que vine a la vida en materia de dibujo. Aunque decir que vine limitada es alejarme de los hechos reales. Recapitulemos.

Yo recuerdo que de chica dibujaba de todo, con la inocencia y desparpajo de una criatura que no necesitaba ninguna academia que le indicara qué estaba bien y qué estaba mal. Yo dibujaba todo el tiempo. Sobre cualquier papel, en cualquier momento. Mi madre ha coleccionado gran cantidad de ellos (como toda madre) y cada tanto me los encuentro hurgando en su biblioteca (o detrás de alguna foto en un portarretrato). Quiero remarcar eso de que dibujaba todo el tiempo. Porque me recuerdo a mi misma, a los 5 años,  aporreando unas "acaruelas" a más no poder (que aún conservo por ahí), acumulando crayones Jovi, lápices y marcadores gastados por todos lados, entretenida, DIBUJANDO lo que veía o tenía en mente. Cuenta la leyenda materna que un día, siendo yo chiquita, me crucé con dos monjas por la calle, y cuando llegamos a casa, toda apurada, me senté y las dibujé. Y hay pruebas de ello, por supuesto.

Hasta que un día, como a los 8 años, se me ocurrió la estúpida idea de IR A DIBUJO. Y cometí un peor error: elegir a una "profesora" que no tenía idea de dibujo, ni expresión infantil ni estética. Solo nos hacia copiar espantosos de una carpeta: Mickey Mouse, patosdonalds, naturalezas muertas, frutas sueltas. Y claro, a fuerza de frustrarme porque no me salían iguales (ella te los terminaba haciendo), me fue truncando lentamente la imaginación y creatividad. A tal punto que hoy, a mis 31 años, no consigo soltarme y dibujar nada más alla de un arbolito o una flor. Creo que hasta me duele haberme metido yo sola en ese antro. Olvidé contarles que para esa mujer, el pintor se llamaba "Van Goch", algo que supe cuando, varios años después, la tuve que soportar como profesora de "artes plásticas" en la escuela secundaria.

Vuelvo a mi frustración, porque es grosa.
Ya les he mencionado que me atrae mucho todo lo que sea expresion plástica: pintar, dibujar, hacer collages, recortar, pegar. Pero lo que no se entiende es que, gustándome tanto y teniendo tantas herramientas para dedicarle tiempo a todo ello, mi frustración me anula y no consigo hacer nada. Todo lo que emprendo me termina pareciendo mediocre y no lo sigo. Me apena y da impotencia no ser capaz de dibujar nada, ni siquiera un simple animalito esquemático. Lo intento, veo que no me sale muy parecido a la realidad y abandono. Y me acuerdo de la "profesora" que me atrofió mi glándula creativa. Y me pongo mal. Porque las ganas de dibujar se me salen de adentro de tan intensas que son y no encuentro la forma de dejarlas salir. El estilo, el lenguaje, la técnica, la soltura, la confianza. Cosas que perdí. O las tengo muy aplastadas, debajo de años de búsqueda de perfeccionismo inútil.

Y creo que ya, pasando la barrera de los 30, estoy en todo mi derecho (y obligación) de cagarme un poco en las frustraciones adquiridas y dejarme llevar por el deseo de HACER. Sin presiones de resultados. Y no hablo de dibujar planos en planta con muebles a escala 1:25 o en perspectiva.

Digo dibujar por placer, soltar la mano y el lápiz y que el trazo vaya por donde quiera.

Lo voy a anotar como primer item de mi New year's resolutions.

Para todos uds: un feliz 2012, sin frustraciones de ningún tipo.

9 comentarios:

  1. ah estuve pensando en volver a un taller, yo tuve una experiencia infantil genial, con mucha libertad, mucha creatividad en la enseñanza, nunca me sentí frustrada pero... de grande no me fue tan bien, no encontré un espacio así, a esta h de mi vida ya sé que no voy a dibujar como leonardo da vinci, busco otra cosa

    ResponderEliminar
  2. De eso sé un montón.
    Dibujo MUCHO desde que era un bebé también, pero mi madre ES pintora, y desde hace muchos años también profesora de pintura.
    Es una genia total.
    No sabés lo bien que te vendría tomar clases con ella. Porque sus clases hacen eso: que liberes la mano, la mente, el lápiz, que sigas lo que va saliendo, le saques el jugo, intentes mil cosas y encuentres TU forma.
    Así que te deseo que encuentres eso, con o sin profesores.
    No tengas miedo de nada, nada nada... ¡A dibujar que se acaba el mundo, Vix!

    ResponderEliminar
  3. Vamos Vix! dibujá todo, hasta las paredes y el cielorraso de tu casa! en 2012 queremos ver tus creaciones: experimentales, imperfectas pero felices!
    (te sigo en ese camino...)
    Feliz año

    ResponderEliminar
  4. queremos ver esas monjas!
    de la profe olvidate, deglutí el resentimiento y dibujá, todos los días, hasta que te salga como antes. Delegar culpas no te va a ayudar en nada, al contrario!

    Salú, buen año!

    ResponderEliminar
  5. Esa profesora era una pobre mujer.....Olvidala...Y por que no, agradecela de alguna manera te trajo hasta aca.....te recomiendo dos libros...Freeplay y Aprender a Dibujar con el lado derecho del cerebro, ...Besotes Amiga!!!! Te quiero!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Uuuh comparto la frustración, y ha sido recién este año cuando me decidí a dibujar alguito en mis cuadernos, primero letras en 3d (jajaa) y luego figuras básicas, y ahora voy tras las acuarelas porque me puse audaz!
    En este blog http://www.sustainablycreative.com/
    Michael Nobbs tiene unos interesantes conceptos acerca de la creatividad, echale un ojo.
    En una de ésas terminás siendo una Van Goch y todo!

    ResponderEliminar
  7. Hola Vix!no sabes como te entiendo, y que bien describiste todo lo que yo tambien siento.
    Te recomiendo un libro : El camino del artista. Increible
    Exitos!:)

    ResponderEliminar
  8. ¡Pero cómo! , ¡¡a dibujar se ha dicho!! Aquí tienes todo nuestro permiso para sacar tu artista interior como y cuando te plazca
    Y apoyo la propuesta de ver dibujos de Little Vix. Sería genial. :)

    ResponderEliminar
  9. Este post bien podría haberse llamado: De cómo algunos los docentes te cagan la vida y zafan de los juicios por estafa (?)

    Cuando me mudé a Rosario y no encontraba trabajo pero tenía mucho tiempo libre, llegué a una clase de dibujo preguntándome: puedo dibujar? resulta que sí podía, pero también me aburrió que me hicieran copiar objetos y que templaran mi espíritu a base de sombreado (?). Este año. probé en otro lado y nada, también me aburrí.

    Hay que dejarse llevar aunque cueste y soltar la mano (y no romper, como en mi caso, todo lo que uno hace)

    Por un 2012 lleno de dibujos! :)

    ResponderEliminar