martes, 20 de marzo de 2012

Paseando estaba

Hace poco decidí que merezco viajar. Distraerme, conocer cosas nuevas, sacar chorromil fotos y olvidarme de las adversidades. Porquesínomás.

Uno de los destinos elegidos fue Mar de Plata. Me fui tres días, a visitar a mi amiga Alejandra y pasear mucho. No iba desde noviembre de 2007. Esta vez el clima fue excepcional, tirando a caluroso el último día. Pero ni una gota de humedad. Puro sol y una temperatura perfecta para andar caminando. Algunas fotos y luego sigo contando.
















Como habrán adivinado, cuando visito otros lugares me gusta recorrer la ciudad y fotografiar arquitectura, rincones, detalles, observar gente. La foto típica del paisaje pelado no es my thing. I'm a city girl y se me nota hasta en las fotos.












Mar del Plata, sobre todo en esta época de cambio de estación y fin de temporada fuerte, se transforma en una ciudad facetada. En una con tres personalidades. Por un lado la gente que se niega a abandonar la playa y sigue yendo, bolso de mate y reposeras. Que se cruza por el centro con los que hacen su vida laboral de todo el año y andan de traje y y uniformes de trabajo. Y a esto se suman los estudiantes que ya empezaron a cursar y andan en patota con cuadernos y y cara de sueño. Y también a este panorama se suman los siempre presentes turistas que nunca aflojan. A pesar de que el otoño estaba al caer, la ciudad no quiere soltar los últimos indicios de verano y temporada alocada. El resultado es este mix de gente, con actividades diferentes, que no parecen contrastar sino que fluyen por las calles en armonía. Por momentos me sentía expectadora de esta escena. En otros, participante. En ambas situaciones Mar del Plata me pareció muy linda.













Fueron 3 días de mucha caminata, fotos, paseos en auto, de cafés y tés por doquier y de charlas varias, adultas y de las otras. Y se terminó. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

(sí, a veces, cada 70 fotos que saco, en una aparezco yo)

Mañana voy a recomendarles algunos lugares que descubrí en La Feliz y merecen ser visitados, aun por los locales que en el fragor de la vida se los pierden.

Ahí se vemo!


4 comentarios:

  1. Muy bueno el paseo. El cartel de agua caliente a la vuelta es lo mas!
    Ahhh y el flequillo no lo abandones.

    ResponderEliminar
  2. Muy lindas las fotos, se ve que la pasaste muy bien, coincido con vos Mar del Plata fuera de temporada es divina, es mas en invierno es mucho mejor, lo único mucho viento !!!

    ResponderEliminar
  3. Ohhh mi bella ciudad !!! Qué lindo recorrido hiciste Vix!

    ResponderEliminar
  4. En la arquitectura fotografiada siempre incluyes las cafeterias por dentro, ¿no? :p

    Ahora cada vez que veo una taza de café o de té y un dulce atrezzo alrededor, me acuerdo de la Pichel.

    ResponderEliminar