miércoles, 20 de marzo de 2013

De por qué la mayoría de los días hago doble desayuno

Cuando me levanto usualmente ya tengo un hambre considerable. Me refiero a que no puedo hacer ninguna otra cosa antes de ingerir mi primera comida del día, salvo tomar la pastilla, sonarme la nariz y hacer pis. No me pidan que vaya a otro lado a desayunar, o que salga a caminar o que demore más de 20 minutos desde que amanezco hasta que empino el jarrito de té y le clavo los dientes a la tostada con manteca. Debo alimentarme porque si no la oquedad estomacal empieza a autofagocitarme (?) y el hambre se vuelve dolor de panza. Pero ese hambre voraz que tengo al despertar es el de un estómago pequeño, por ende se llena enseguida y no soy de las que se clavan desayunos buffet sin pestañar arrasando con todas las infusiones y pastelerías ofrecidas. No. Té, dos tostadas, tal vez vasito de jugo en verano, y ahí me detengo. Por lo cual, a las dos horas puntuales de reloj, ya tengo hambre de nuevo, y como para el almuerzo aún falta (una o dos horas) necesito tomar y comer algo de nuevo.

Información sumamente interesante la de arriba, lo sé, pero como leí hoy en algun lado "weird is part of being awesome" y con eso queda claro que yo estoy llena de awesomeness.

Buenas.

PS: hoy me dijeron que "me extrañaban acá en Piel de Gallina". Me gusta ser extrañada. Acá volví. Con toda mi güiardnes y ósomnes de siempre.

2 comentarios:

  1. Yo hago exactamente lo mismo.

    En el trabajo todos los viernes mis compañeros llevan facturas, churros, pan y fiambre para desayunar juntos, pero yo participo siempre mirando, porque es justo entre medio de mis dos desayunos. "Y bueno, no desayunes cuando te levantes!", me dicen. Imposible.

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj...lo mío entonces no tiene nombre! Yo me levanto y sea la hora que sea tengo la capacidad de arrancar el día sin nada. Ponele que, haciendo un promedio de como son mis dias, a la hora me tomo un licuado de frutas. Y muy probablemente después de eso, pero puede ser que no, siga con mate el resto de la mañana. Y hasta ahi llegamos con lo que puedo llamar desayuno. Costumbres supongo...

    ResponderEliminar