jueves, 25 de abril de 2013

La barra

Me niego a seguir ingiriendo barritas de cereal en el tiempo que me queda por vivir. Es sencillamente TRISTE comer esas cosas que además de aburridas son, en muchos casos, asquerosas. Por ejemplo, el otro día compré una, engañada por el envase, que tenía QUINOA. No existe cereal más feo que la quinoa. Y estos degenerados van y hacen una barrita con eso. Espantoso. No, pero en serio lo digo. La sola imagen mental de estar abriendo una barrita de cereal me deprime, me miro a mi misma y me quiero tirar de un 8vo piso. ¿Por qué debería pasarme la vida comiendo esas cosas cuando en el mundo existen cosas hiper exquisitas? tortas, facturas, chocolates, cupcakes, golosinas variadas, you name it!

La barra esa del demonio - que te convence porque es barata (sort of), práctica, porque la comprás en cualquier kiosco, te salva de un momento de angustia oral o hambre repentino, no te ensucia los dedos, podés comerla en cualquier lado - es, en realidad, una sumatoria de elementos infelices que no comeríamos de buena gana por separado. Avena. Salvado de trigo. Arroz inflado. QUINOA. Agh. Lo pienso y la vida misma se me escurre del DNI.

No más barras de cereal para mí. Ni siquiera de las bañadas en chocolate o sabor capuccino. Basta de engaños, de pasas de uva furtivas e invasoras. Por un mundo sin barras de cereal. Join me.

7 comentarios:

  1. Yo tengo que reconocer que hay algunas que me gustan, a saber:
    1. Nature Valley, Miel y almendras.
    2. Cereal Mix, Pasión de chocolate.
    3. Las de quinoa que venden en Starbucks (y salen más caras que un alfajor Havanna...)

    Pero, de verdad, la gente las come porque son "sanas"... y si mirás las etiquetas tienen más grasa y calorías que una Tita o una Rodhesia (que son mil veces más ricas).

    ResponderEliminar
  2. A mi los cereales que nombrás me encantan pero aborrezco las barras de cereal.

    ResponderEliminar
  3. yo lo único que te voy a decir, (y si, hoy estoy criticona, ajjaja) es que esas porquerías que venden en los kioskos no son barritas de cereal. Vos vení a mi casa y yo te doy barrita de cereal. Mueran los kioskos tergiversadores de la vida.(???)

    ResponderEliminar
  4. asi es...las barras son lo más triste que hay!!!
    es como comerse una suela de zapato!!!
    Y nunca supe el porque pero las veces que las he comido me han caido para el cul...!
    prefiero comerme una manzana si tengo hambre...o algo más suculento!!! :D

    ResponderEliminar
  5. Jajaja me hacés morir!!
    1- La quinoa es riquísima! Ayer justamente hice unas hamburguesas de re chupete!
    2- Coincido con Lucía, las Natural Valley de miel y almendras están bárbaras!
    3- Yo que vos, acepto la invitación de la otra Lucía, semanita en la sierra de Córdoba y después decidís si te gustan o no..:-D

    ResponderEliminar
  6. Después de haber visto fotografiados tus miles de coloridos desayunos, entiendo este desdén hacia las barritas, jeje.

    PD. Por cierto, la quinoa la descubrí hace muy poco. Es complicado encontrarla por aquí. La compré porque dicen que tiene muchísimas proteínas. Lo que no me dijeron es cómo cocinar esas bolitas tan duras.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja tal cual! Son deprimentes. pero caigo en la misma
    Igual te digo, la quinoa con un poquito de aceite de oliva y bien condimentada va barbara, ademas tiene un montonazo de propiedades

    ResponderEliminar