domingo, 20 de marzo de 2005

Folcklore universitario II

Segundo día. Jueves 17 de Marzo.
La primera clase era a las 8 de la mañana y la siguiente a las 10, por lo cual la noche anterior yo había programado el equipo de música para que a las 6 Pedro Aznar me despertara dulcemente cantándome "Cuerpo y Alma".
Me desperté (no sé cómo), sin Pedro, sin equipo de música, mis viejos parloteaban en la cocina... y eran las 7.52.
CATZO!. No entendía NADA.
Aceleré la puesta en funcionamiento de mi única neurona despierta, saqué una conclusión ("queloparió! olvidé apretar el botoncito stand by") y tomé una decisión ("levantáte, ridícula, así al menos llegás a la segunda materia").
Estaba nublado, fresco y sólo tenía 30 minutos para estar lista. Con mi mejor cara de dormida salí a tomar el micro, que obbbbvvvvpiamente, pasó media hora más tarde de lo que debía.
Yo había esperado todo ese rato bajo la llovizna, sin abrigo ni paraguas. Un pánfilo intentó - y le hice pasar un mal momento - colarse y se subió primero al micro, que ya venía hiper atestado de gente (las sardinas en la lata van como en una limusina comparadas con la 319). Le dije, sin mucho preámbulo: "flaco, ¿no sería mejor que respetaras las cola?" y se bajó, sorprendido.
JA. NO ME JODAS, QUERES? QUE HOY PINTA SER UN DIA DE MIERDA! (esto es otra conclusión nomás...)
Milagrosamente (otra vez, sí) llegué a tiempo para ubicar el aula y hasta para consultarle a otro pibe qué habían hecho en la materia que habia perdido.
Minutos después entramos al aula y... tuve que sentarme en el piso, pues faltaban como 30 bancos. Eso sí, me senté primera!. Otra vez la tortícolis por mirar hacia arriba durante tooooooda la clase. Tomar apuntes sentada como indio es lo pior que te puede pasar. Ademas las dos pibas de atrás, que sí tenían pupitre, me recontrapatearon el traste. Y la profesora que quería armar las comisiones a su antojo, cuando la Ayudante ya había dicho que eran por inicial del apellido. De ambas maneras, me tocó la comisión de las 14hs. VAMOTODAVIA! Un día menos para madrugar a las 6 (qué hora de mier**!!)
Ajuera llovía como por última vez. La ayudante, luego de notar que el día y el aula no eran los mejores como para impartir clase, la dio por finalizada 40 minutos antes.
Estado final: languidez y molestia estomacal, mucho sueño y un lindo mambo mental(la materia, aún luego de la primera clase, no sé de qué se trata).

Pa' aprovechar el viaje, cumplí con 4 cosas más:
1. Averigüé por el cursado de los idiomas (que me obligan a rendir)
2. Me re-inscribí en una materia (las maquinolas esas no son taaaaan complicadas despues de todo, si yo pude inscribirme sin obtener mensajes amenazantes)
3. Compré las fotocopias ($8) de Antropología (y experimenté las bondades de cruzarme con una estudiante de 2do año de Historia que, es evidente, se equivocó de carrera, no le gustó Antropología ni el profesor Villar y estará lejos de ser una Licenciada en Historia, aunque se reciba de tal. Eligió mal la vida esa chica)
4. ah! y "compré" 2 certificados de alumno regular. Sí, hay que pagarlos.
Terminados estos trámites, que se hacen TODOS en distintos edificios y oficinas que no estaban precisamente vacíos, opté por...TOMARME EL RAJE DE BAHIA BLANCA!

1 comentario:

  1. Che Vicky hubieras aprovechado y te comprabas una cafiaspirina, que la mezclabas con Pepsi y hasta hoy estabas despierta :)))
    Decime ya pensaste ( y no te quiero amargar)cuantos dias mas asi tendras este año? y toda la carrera? (ja te amargué? perdoname :( )

    ResponderEliminar