domingo, 18 de diciembre de 2005

mi mamá me ama

Supongo que a todos nos sucede...
Todas las madres, absolutamente todas, tienen siempre algo que comentar, sugerir, recomendar, asesorar acerca de lo que hacemos o no hacemos, pero cada una lo hace a su estilo, algunas más "insistentes" que otras, puesto que si así no fuera, no serían madres. Pues bien, un hijo que se precie de tal debe mostrarse evidentemente molesto cuando su madre le indica cómo limpiar la habitación propia, cómo lavar los platos, cómo cocinar, cómo usar la ropa, cómo hablar y otras hinchapeloteces. Nos pasamos horas y horas rechazando, criticando, protestando y enojándonos por las indicaciones que nuestra madre nos da a lo largo de nuestra vida, sobre todo la que pasamos viviendo a su lado bajo el mismo techo (¿es una redundancia eso?). Y cuando menos lo pensamos... nos damos cuenta que, sin proponérnoslo, estamos lavando los platos con el detergente rebajado para no estropearnos las manos... barremos el piso sin levantar tierra... combinamos bien los colores de lo que usamos... no decimos guarangadas frente a los mayores...y si se nos chamusca la milanesa apenitas nomás, le quitamos el pan rallado quemado para evitar que nos afecte al estómago...
Rayos! sí que son persuasivas las madres! (y la mía, que sólo perfecciona su oficio conmigo, ni les cuento)

PD: te sentiste identificado/a? dejá tu nombre aquí abajo...

6 comentarios:

  1. Yo me siento identificado y dejo mi nombre, morocha.

    ResponderEliminar
  2. hasta nos vamos pareciendo fisicamente.
    por eso dicen si te gusta la chica mira a la madre que es ella en un futuro

    ResponderEliminar
  3. Anotame, Vix y mi caso es el mismo que el tuyo, no hay nadie mas con quien perfeccionar su oficio :)
    Hugo

    ResponderEliminar
  4. Y, sí. Qué lo parió, no? Para colmo "Madre Hay Una Sola", si es para morirse, vea.

    ResponderEliminar