sábado, 22 de abril de 2006

La feria del libro

Finalmente me compenetré en la lectura de UN libro (sí, lo aclaro pues en los últimos meses me la he pasado empezando libros, que dejo luego de las primeras 20 páginas, para comenzar otro y así...hasta que me doy cuenta que "estoy leyendo" como 5 libros a la vez y no leo ninguno cabalmente). Una novela, más precisamente. "Claire se queda sola". "Watermelon" es el título en rigor de la verdad. De Marian Keyes si quiero ser puntual. Una escritoria irlandesa que escribe novelas con toda la ironía que uno pueda imaginar. Y aún más, con las cantidades suficientes de suspenso y humor como para conseguir que yo me quede atrapada a unas cuantas hojas impresas. Pero como dije antes la autora es irlandesa, lo cual necesariamente nos obliga a recurrir a una traducción al castellano. En realidad yo me la leería sin mucho problema en inglés pero es inconseguible, desde luego. Entonces uno va y se compra los libros traducidos. Asquerosamente traducidos por un caballero español cuyo nombre nadie conoce. Pero el muy desgraciado se merecería una pateadura por las barbaridades que traduce. Claro, para los españoles, debe quedar una belleza. Pero para los demas hispanoparlantes, el resultado es digno de calambres musculares. ¿Qué a qué demonios me refiero? a que leyendo muy absorta me cruzo con expresiones tales como éstas...
"animar el cotarro"
"vamos a coger una cogorza"
"yo continuaba en mis trece"
"una joven con tejanos y sudadera"
"un estudiante sin blanca"
"montando la nata"
ni que hablar de los "joder!", "coño!", "halas!", "vales" y demas sarta de españoleces prescindibles.
Y basta, que me agota las neuronas intentar comprender qué corchos significan las expresiones de más arriba!
¿Por qué debemos someternos a tan extenuante tarea? ¿No hablamos el mismo idioma, argentinos y españoles? ¿No es España nuestra madre patria? ¿a nuestra madre patria le dio Alzheimer y habla otro idioma? pues no sé pero apuesto mi sueldo del mes que viene a que si leyera estas novelas de casi 600 páginas en el inglés original, tendría muchos menos problemas para entenderlas!. Ya lo he probado. Una de ellas la leí en inglés. Qué cantidad de cosas que uno se pierde al leerlas en castellano! Sí, aunque suene paradójico es así. y no ocurre sólo con las novelas de esta mujer. No, pasa con todas las escritas en lengua foránea. Usted nunca se vio afectado/a?
Vaya, qué chaval más afortunado resultasteis...
(nah, nah...NOPUEEEEEDOOOOOO)

5 comentarios:

  1. juas, es cierto. Pero creo
    qeu debe tener qeu ver con que los distribuidores traen libros editados para el público español, y realmente les importa tres pitos qeu vos jales o tires, o uses musculosas o sudaderas.
    Me acuerdo qeu hace muuuucho tiempo
    la primera película qeu alquilamos se llamaba Meteoro, una de cine catástrofe. Alquilamos en la casa de Carlito´la peli, creo
    qeu en super ocho con proyector y todo. Y realmente era cine catástrofe porqeu escuchar a los gaitas traduciendo hacía qeu además de tentarnos por la falta de onda qeu le ponían a las voces, nos hacía poner de la nuca ya qeu entendíamos la mitad de los diálogos.

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto, hay que releer muchas veces para entender significados y muchas veces te quedas con la duda.
    Y bueno... hay ediciones que despues salen en "criollo", pero sino (por lo menos en mi caso) debería hacer un curso idiomático ya sea "Galaico" o "Inglés"... creo que prefiero seguir tratando de entender en español ;-)
    Hugo

    ResponderEliminar
  3. GALAICO???
    no será gaélico?

    o vos decis de cuando los libros vienen de otra galaxia...?

    ResponderEliminar
  4. Jajaja no me perdonás una ;-)
    Yo me refería a "Gallego", pero seguro que algunos libros vienen de otra galaxia :-P
    Ahora "gaélico" no se que quiere decir :-( será el idioma de los celtas?
    Hugo

    ResponderEliminar
  5. De buena gana te haría de traductor directo. Está claro que lo ha traducido un español para españoles.
    Cuando os leo a los argentinos también me pierdo a veces con algunas de vuetras expresiones, pero yo "sigo en mis trece" y continuaré leyendoos.

    ResponderEliminar