lunes, 11 de diciembre de 2006

oh, sugar sugar

¿cómo se sentirá ese puchito de azúcar que siempre queda al final de la azucarera y que nunca usamos porque volvemos a llenar la azucarera otra vez, para que la próxima vez que nos vayamos a servir no nos agarre con la azucarera vacía y putiemos por lo mismo?

sí, ese puñadito de granitos de azúcar...¿qué dirá cuándo se ve venir el vendaval de azúcar encima suyo? ¿se lamentará porque nunca le dan el gusto de sacarlo del fondo así ve la luz dentro de una taza? ¿estará frustrado por no poder endulzar una simple infusión de sobremesa?

nadie se preocupa por esto...

11 comentarios:

  1. Señorita, usted está equivocada... yo he pensado en ello y no solo que he pensado, sino que además he resuelto, una vez rellenada la azucarera, colocarle la tapa (en caso de no tener, colocar algo que sirva de contención) y agitarla, haciendo a la mezcla de los granos, lo cual no solo hará que estos olvidados puedan cumplir la función por la que vinieron a nuestros hogares, sino que además, al mezclarse con granos de otro paquete, se disuelvan viviendo la experiencia de la mezcla, de una visión más amplia del mundo... Yo lo hice... y todos podemos... Por un mundo sin fronteras!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Señorita, usted está equivocada... yo he pensado en ello y no solo que he pensado, sino que además he resuelto, una vez rellenada la azucarera, colocarle la tapa (en caso de no tener, colocar algo que sirva de contención) y agitarla, haciendo a la mezcla de los granos, lo cual no solo hará que estos olvidados puedan cumplir la función por la que vinieron a nuestros hogares, sino que además, al mezclarse con granos de otro paquete, se disuelvan viviendo la experiencia de la mezcla, de una visión más amplia del mundo... Yo lo hice... y todos podemos... Por un mundo sin fronteras!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me imagino que se sentirá discriminado y con muy poca autoestima, habiendo deseado ser un grano de café un puñado de sal.

    ResponderEliminar
  4. A mi me preocupa mas los pobres palitos de yerba que van a parar a la azucarera por usar una misma cuchara.
    Esos si que no tendran mas que un destino incierto......en fin quizas vayan a parar al fondo de la susodicha a acompañar los granitos.... UNITED FOR COLORS!!!!.

    Firulo (de capa caida.....)

    ResponderEliminar
  5. Si yo fuera azucar haría algo para cambiar esta situación, por ejemplo me pudriría (sería una especie de azucarbomba terrorista)

    ResponderEliminar
  6. Humedo y abarrotado... como quien se toma el sarmiento en once un dia con los calores de ahora a las 6 de la tarde...
    pero mas limpito, eso si....

    ResponderEliminar
  7. los granos de azucar que quedan abajo, el fondo de soda de los sifones, por debajo del cañito, los espermatozoides debiles... personajes que deben existir para alimentar a los poetas. si no existieran esos disminuidos, que sería de los otros...? Reflexion matinal, despues del primer mate. A lo mejor a eso de las doce piense... "me chupan un huevo el azucar, la soda y que se vayan todos a la....."

    ResponderEliminar
  8. FE-LIZ!
    Vamos, deben creer que son los dioses entre el azúcar, casi inmortales, protegidos siempre por miles y miles de granitos de azúcar que entregan su vida en tazas de café con leche sólo para preservar la integridad de la elite del fondo de la azucarera!

    xD

    Muy delirante tu post, felicidades!
    xD

    ResponderEliminar
  9. Así como a cada chancho le llega su San Martín, tarde o temprano esas pequeñas partículas de azúcar tendrán como destino disolverse en el café matutino de una persona cualquiera, a menos que esta última no tome café.

    ResponderEliminar
  10. Y como sabemos que ellos no son felices sin ser disueltos en el liquido? Habría que preguntarles no?
    Feliz 2007 para vos, Vixitrixi!

    ResponderEliminar
  11. Nunca voy a dejar de sorprenderme por tus ocurrencias tan imprescindibles! Son esas cosas las que le dan sentido a nuestra ardua cotidianeidad!!! jiji! Celebro por tus granitos de azucar que no corren la misma suerte que los míos... Estos últimos mueren apretados entre mis dedos para ser llevados a mi boca!!! si si si, un asquito... pero qué PLACER! BESOS y ABRAZOS...
    GRACIANO!!!!

    ResponderEliminar