miércoles, 10 de septiembre de 2008

¿Te acordás hermano?

Ya he comprobado que lo que yo consideraba una virtud de pocos se ha transformado en un karma. Hablo de cuando una tiene TAN buena memoria que recuerda todo: detalles, colores, qué tenía puesto tal día, qué palabras se dijeron en una conversación, fechas, números de teléfono (hasta los que hace 10 años no llamás), caras, qué hizo un día determinado hace muchos meses atrás, etc.

Seamos sensatos, cualquiera que cuente con semejante facilidad para recordar hasta el detalle más inutil, estaría más que satisfecho, peeero no, parece que tener buena memoria es de perdedores, de nerds, de personas que no tienen nada más urgente que hacer.


Si andás con una agenda en donde descargás todo el caudal de información que te llega, si vivís acelerado sin reparar en las pequeñeces diarias, si te cruzas con personas y NUNCA recordás de dónde los junas, entonces... sos normal. Sos una persona agobiada por la vida postmoderna como Dios manda (¿?).

Ahora... si resulta que te acordás de ABSOLUTAMENTE todo, al punto que temés quedar como un estúpido cuando contás que te acordas de X cosa y los demás te miran fijo, molestos por tu detallismo, sos un coso raro. Un loco de patio. Un aparato.

¿No es injusto?

3 comentarios:

  1. ¿leiste "Funes el memorioso" de Borges?. tener buena memoria no es tan malo si no es en demasiada memoria

    ResponderEliminar
  2. Más injusto es acordarte de todo y que los demás no, por lo que te discuten que no fué así y tu memoria al final no sirve para absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  3. Ay por diosss yo soy exactamente igual!! Creo que en algún momento escribí al respecto.
    Ahora aprendí a hacerme la que no me acuerdo para que no me miren como si fuera una asesina serial.

    ResponderEliminar