domingo, 26 de octubre de 2008

NYCA

El otro día estuve en un asado y en unas de esas charlas trasnochadas, que empiezan con un nostálgico recordatorio de dibujos animados de nuestra infancia y termina en anécdotas ajenas de días de pesca, uno de los comensales, dijo:

- yo estoy cada vez más ateo, qué querés que te diga...

y yo le pregunté, por lo bajo:

- cada vez más?

Como la conversación ya había virado hacia "los aburridos brindis de Navidad en familia" me callé la boca. Pero igual me quedó la duda en la cabeza...

Cómo es la cosa? Yo hubiese jurado que uno es ateo...o no.
Cómo puede ser que uno vaya transformándose en un ateo?
En qué cree en el transcurso?

Hay grados de ateísmo?

supongamos:


"yo te creo en la resurrección pero no me vengas con que Dios es omnipresente".

"Yo te festejo Navidad pero no me caso por Iglesia ni en pedo".

"Yo rezo todas las noches pero la verdad, viste...mucho no creo, lo hago porque me obliga mi mujer".

Otra duda que me asalta: ¿cuáles vendrían siendo los factores que inciden en la conversión?. Desde ya, claro, serán muchos, variados y absolutamente personales en cada caso, pero... me gustaría conocer experiencias, ya que, gracias a la teoría NYCA (nacida y criada atea) de la puericultura moderna, yo me ahorré el proceso.

¿Algún voluntario?

1 comentario:

  1. Yo creo que hay quien cree en dios en un 10% al menos, por las dudas, viste... Como si no hubieran cosas para andar julepeado por acá, hay que tenerle miedo a lo que pueda pasar después de este quilombo.
    Me hiciste acordar a "Doña Ubenza" que dice: "...me persigno por si acaso, no vaya que dios exista, y me lleve pal infierno con todas mis ovejitas..."
    Como un seguro de vida espiritual... un impuesto al más allá... Creer al menos en un porcentaje.
    Yo sostengo, por otro lado, que no se deja de creer... sino que se advierte que uno creía creer en algo en lo que realmente no cree.
    O algo así.

    ResponderEliminar