lunes, 27 de octubre de 2008

Estamos para ayudarle

Si hay una compra que debería haber evitado es la del celular Samsung C275.

Pero vieron como son esas cosas... una se entusiasma, se da manija, se entusiasma un poco más, va... y compra. Porque es un telefonito deveeeno. Todo redondito, suavecito, color negro, pantalla color y no sé qué más. Literalmente, no sé qué más, porque no trae un manual de usuario completo. Pero como el celular es un juguete más, me puse a investigarlo y descubrí que no tiene acentos en castellano, sólo en francés asì, al revès, que no tiene recordatorios, ni juegos ni otro montón de cosas bàsicas, digo básicas.

Entonces tuve suficientes motivos para recurrir al 0800 Samsung y molestarle la paciencia a algún inocente del soporte técnico.

"Bienvenido a Samsun, encantada de poder aiudarle con su consulta".

De Panamá me atendieron.

Una mujer con acento caribeño, que aspira lasjese de una manera muy intensa y se me complica entenderle, me tomó mis datos personales, me dio un número de cliente y a partir de esa vez, se dirigen a mí como "la señora Pishel". Agh.

Habré llamado como tres veces ya. Porque...te atienden. No como en los 0800 de acá, de Movistar, Multicanal o Telefónica, que te patean de un interno a otro, con 25 mil opciones, que marque 1, que marque 4, que espere en linea, que nuestros operadores están cepillándose los dientes.
No.
Estos panameños te a-tien-den! Y cómo! con una amabilidad envidiable. Así que quise solucionar otro inconveniente con mi celular y los llamé por cuarta vez.


"Si, señora Pishel, en qué podemos aiudarle?"

"Estemm...si, bueno, vea, no puedo agregar más tareas en la agenda, me dice que está lleno, pero no encuentro la opción para vaciar eso que está lleno".

"Señora Pishel, por favor, aguarde en línea..."

Sí, bueno. Obvio. Se le quemaron los papeles, pensé yo. Un concierto de grillos hizo "cri, cri" durante 3 minutos, mientras de fondo sonaba Mariah Carey, Laura Pausini y yo me impacientaba. Para aprovechar la espera me puse a toquetear opciones del celular y - oh, sorpresa - di con la solución a mi problema, mientras la panameña corría de un telefono a otro buscando cómo mierda vaciarle el coso ieno de tareas a la señora pishel.

Al ratito, volvió la mujer, disculpándose por la espera, en su caribeño aspirado.

"Señora Pishel...esto parece ser un problema de configuracion de fábrica, blablabla". No le oí la última parte, porque yo sólo quería que me dejara explicarle que YO SOLITA había solucionado el asunto, y luego me di cuenta que si no me hubiese apurado a interrumpirla, me habrían reseteado el equipo desde allá, con vaya uno a saber qué consecuencias!.

"Disculpe que la interrumpa, pero... mientras esperaba en línea me puse a investigar el celular y encontré la solución. Vea, entré en calendario, fui a opciones y ahí elegí borrar todo y listo, ahora ya me permite agregar tareas nuevas..."

Creo haber escuchado una risa del otro lado del teléfono, algo como "ja...mmmffff". Algo que podría haber dado la señal de que la panameña no era TAN amable después de todo. Pero de todas formas fue muy amable, me preguntó si tenía otra consulta, dije que no y nos despedimos.

"Señora Pishel, po' favo', cualquier otra consulta que tenga, comuniquessse con Samsun, que gustoso' le aiudaremos, tenga usté buen día".

Ni un gracias, me dio Samsung, que lo tiró...

1 comentario:

  1. Señora Pishel, usted es siempre así o sólo cuando escribe? Me lo paso bomba leyendo tus posts. Además como me encanta el acento argentino me imagino que me lo cuentas tú misma con la voz de Cecilia Roth.
    Un saludo de un admirador de tu ironía

    ResponderEliminar