sábado, 3 de enero de 2009

Desde el jardín

Estamos empezando año nuevito y eso nos lleva a tomar decisiones postergadas. Las New Year's resolutions, que le dicen los de arriba.

Algunos, en búsqueda de la felicidad plena, se compran un plasma, otros se compran taladros (y bueh, hay de todo), los más exquisitos se compran un perro de raza exótica.


Yo... me compré una planta.


Fui a buscar jazmines (no había). Mientras esperaba mi turno para ser atendida, me di vuelta y me encontré con una hermosura, chiquitita, amistosa, verrrde!!. Pensé: "me llevo una". Yo, que jamás en mi vida fui capaz de mantener ningún vegetal con vida y que mi madre tiene que mandarme cartas documento para que yo recuerde regarle las (muchas) plantas en su ausencia prolongada.

Un año nuevo puede hacer estragos en las personas. En mi caso, me convirtió en la feliz poseedora de una plantita, la cual debe ser regada con suficiente agua pero no excesiva y debe recibir mucha claridad.


Con ustedes,

Fitonia.



2 comentarios:

  1. Tarde algo en ponerme al tanto de tus escritos desde abril/2008.
    Me divertí mucho y encontré muchas cosas en común. Tuve ganas de hacer un comentario en cada entrada, pero es un poco loco.Mandá el link a cuanta revista se te presente, está muy bueno.
    AH!!!!y suerte con la Fitonia es una hermosa plantita, Besos

    ResponderEliminar
  2. Tola, ponte a la cola de admiradores.

    ResponderEliminar