domingo, 4 de enero de 2009

Yo, pecadora

Mierda. Qué difícil es comerse una porción de lemon pie.

Es una torta (tarta?) traicionera. Muy traicionera.
Primero porque hay que comerlo sí o sí con cuchillo y tenedor, bien finoli. Pues no es tan fácil cazarlo del borde como si fuese un pedazo de bizcochuelo de vainilla. La ingesta del lemon pie requiere de cierta destreza. Pero aún teniendo el cuchillo y el tenedor uno se enfrenta a la diatriba: ¿le clavo el tenedor cerca de la punta y sigo o mejor lo voy cortando de a cachitos?

Si le entramos a tenedorazo limpio, nos encontramos con que, ni bien rodeamos al merengue para inmovilizarlo, la pasta de limón del diome se pira para el costado, la muy chitrula, plop! y nos queda el tenedor pinchado al merengue y la masa. Y cuando ya se nos escaparon del platito todos los pedacitos de pasta de limón, y ya lo volvimos a trepar a la masa y le untamos el merengue (que a esta altura ya parece poliuretano expandible), sólo nos queda tomarnos un sorbo de té y resoplar, incómodos.

Si lo cortamos a cachitos prolijamente, se hace un embadurne fatal de merengue, pegoteamos el cuchillo, el tenedor, el plato, los dedos, la boca, y damos el mejor espectáculo de la semana, estemos donde estemos. Nada elegante.

Entonces nos armamos de paciencia, esgrimimos una sonrisita de compromiso, más algún "je je..." y le damos con el canto del tenedor, sumando a la misión una cucharita, para empujar lo desparramado. De todas formas no hay procedimiento que nos asegure un exitoso corte de lemon pie. Y lo peor de todo es que ya probamos el primer pedacito y está pa' chuparse los dedos de las dos manos y alguna prestada también.

No desistan, amigos míos, ante el lemon pie. Se lo puede doblegar!.

No bestia, doblegar dije! no doblar! doblegaaar! no, animaaal, no hagas eso!! que se te rommpe la masa!! guarda! guarrrd...con el mereng...uy dio, qué chanchada. Pero no vesss!!!

Mozo, una selva negra, por favor.

4 comentarios:

  1. Muy bueno!!! Posta. Muy bueno. Y si, me hiciste reir,,,,y antojarme de lemon pie!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja!!! De antología la descripción del acto morfístico. Impresionante. Si tuviera una revista quedás contratada para la sección cocina, en la que explicarías los vericuetos del proceso de comer, y no el de preparar, como hacen todos los suplementos de domingo de los diarios.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo mejor es rendirse desde el principio y que sea el lemon pie el que te posea a tí.

    ResponderEliminar
  4. Esselente... gracioso detallado ingenioso bien escrito, en suma, inteligente.
    Guille

    ResponderEliminar