jueves, 7 de mayo de 2009

e-doña?

Ustedes tendrán que disculpar la falta de corrección política de este post, pero me veo en la necesidad imperiosa de identificar a una fauna urbana peligrosa, comunmente denominada "viejas coladas".

Hoy tuve la grata experiencia de sufrir los embates de una de ellas en la cola (reducida, unas cuatro personas) de un mercado chino, bastante incómodo por cierto. Delante de mí había una señora vaciando su carrito de compras en la caja misma a medida que la cajera le marcaba los productos. Esto a primera vista me dio la pauta de que si esa señora estaba siendo atendida, el próximo turno me tocaba a mí, que estaba INMEDIATAMENTE detrás de ella.

Pues hubo una "vieja colada" que no opinó lo mismo, que le importó no tres, sino cuatro pitos, la convención social llamada cola y se ubicó a mi izquierda, al lado del changuito vacío y, como quien se hace BIEN LA BOLUDA, se coló. Se ME coló. La Vieja Colada.

Me dió una indignación a prueba de bazookas, estuve a punto de tocarla en el hombro y decirle: "doña, ¿no ve que DETRÁS DEL CHANGUITO ESTOY YO? ¿adónde se cree que va?" pero como yo no tenía apuro alguno, la dejé salirse con la suya, mientras la puteaba a sus espaldas en perfecto castellano, bien bajito, relojeándole los rulos mal hechos.

Yo ya no sé si estas señoras vienen con un plugin de colatura incorporado o se creen poseedoras de ese derecho, que raya en la irrespetuosidad, sólo por el hecho de peinar canas (teñidas) y tener más de sesenta años encima. Con la impunidad de un pibe de dos años las tipas abusan de su condición de "señoramayor" para sacar partido en cuanta situación lo requiera, especialmente colas de todo tipo en toda clase de negocios e instituciones, con ¿cual objetivo?:

¿volver antes a casa para cenar a las 19hs en vez de las 19.30hs?
¿no perderse los primeros minutos de la novela de las 15hs?
¿barrer la vereda por segunda vez?
¿decirle "québarbaridá" a la vecina diez minutos antes de lo habitual?

¿Qué es eso taaaaaaaaaan urgente que tienen que hacer como para no poderrrr esperar su turno? Porque además no es que esta septuagenaria tenía veintitrés personas delante de ella; no, ¡estaba yo nomás! Debo haber tardado tres minutos como mucho. Ella los podía esperar, tal y como hizo la flaca detrás de mí que luchaba con una inquieta niña ávida de golosinas.

De ahora en más me propuse no dejarles pasar NI UNA a estas terroristas del PAMI. No, señor. Respeten, caracho. Si no el día que se tropiecen por la vereda con la baldosa floja no me detendré a ayudarlas aunque me vaya el honor en eso.

Condenadas señoras de edad, I'm watching you.

7 comentarios:

  1. No lo sabes? Cuanta más prisa se den más tiempo tendrán para ir a importunar a otras colas.

    Por primera vez he sentido la necesidad de que este post fuera sonoro.
    Se percibe una furia reprimida, una rabia controlada, un impulso asesino y... pero, aunque esté mal decirlo, me he reído.

    ResponderEliminar
  2. El tema de este post me persigue desde hace años(tuve que criar una hija...)
    Es una falta de respeto que se transmite de generacion en generación?
    Muchas veces me pregunté si esa maña era universal o solo un vicio de las señoras mayores de esta ciudad.
    Me interesaria saber lo que sucede en otros lugares.
    Si es que, dentro de diez años, estaré del otro lado del comentario.

    ResponderEliminar
  3. Me temo que es universal. Trabajo en un centro para mayores y constantemente se me presentan señoras y señores que están convencidos de que con la edad aumentan también sus derechos. Y exigen, y avasallan, y protestan y...
    Ya escribí sobre esto en El ataque de las bingueras.

    ResponderEliminar
  4. si vos dentro de 10 años estas colandote en las colas, yo, te desheredo, yo te hago la desconocida.
    - mira vix, ahi va tu mama!
    - mi qué? no, yo no tengo madre. es una "vieja colada".

    asi.
    sí.

    ResponderEliminar
  5. Yo todavía creo no tener esa maña, hago mis colas respetuosamente e incluso dejo pasar a los que están detrás si tienen muy poco para pagar, es decir si son pocos productos.
    Asi lo hice hoy después de tres colas de pagaderos y super.Y ya soy sexagenaria
    Besos sobrina

    ResponderEliminar
  6. Yo una vez sufrí la misma experiencia, pero tuve mi momento de venganza personal al instante.
    Cuando se me adelantó, una vez ubicada delante mío, puso su mejor cara de "abuelita" cínica y me dijo "huy, ¿estabas primero?" con lo cual no me quedó más remedio que validar con un "si, está bien, no importa" su atrevimiento.
    Sin embargo, mientras iba terminando de vaciar su carro, yo le iba agregando a sus cosas mercaderías varias que estaban al costado de la caja (pilas, golosinas, un paquete de profilácticos y calditos varios).
    Por lo menos fue divertido ver como la señora por revisar qué cosas estaba comprando de más.

    ResponderEliminar
  7. Ponele que necesite llegar temprano para no perderse el comienzo de la novela, pero podría pedir permiso, no?

    ResponderEliminar