sábado, 25 de julio de 2009

No, la verdad que no.

Ultimamente me viene sucendiendo algo que me llama la atención, quizás porque antes trataba de ser empática y ahora ni me molesto, porque me harté. Y porque el consenso "porquesí", "paraquedarbien" me parece una pelotudez.

Me pasa, cada vez más a menudo, que en una conversación con una o más personas, alguna de ellas emite alguna opinión, como buscando apoyo en los demás (o sólo en mí), y en el 85% de los casos yo no coincido con lo dicho. Más aún si se trata de criterios sobre música, televisión, modas y todo lo relativo a la cultura popular que nos rodea y define.

Hasta no hace mucho yo hubiese sido capaz de coincidir - sonrisita incómoda mediante - con quien asegurara que "Russell Crowe es re buen actor", sólo para no caer antipática o evitar que descubrieran mi visión personal de las cuestiones. Porque, ya es hora de admitirlo abiertamente, soy rara. No me gustan las mismas cosas que "al común de la gente", ese colectivo de individuos que siguen la manada sin pestañear e ignoran la existencia de algo llamado "elección".

"ay, si escucho tres de esos temas seguidos en un día nublado como hoy me suiciddddo".

("erm...yo no, al contrario, me pondría a escuchar todo el disco, los anteriores a ése y los posteriores tambien", pienso yo para mis adentros)

"¡¡ay mirá que copado ese pantalon!!"

("mmm, no, no me pondría eso ni en pleno Mardi Grass").

Pero ahora no me sale más la tipa empática. Me dan ganas de advertirle: "a mal puerto vas por leña, linda, a mi no me mires". Me veo en la necesidad de contarle que no estoy de acuerdo o que me parece un horror lo que a ella le parece encantador o que yo no me suicidaría por escuchar tres temas de Sui Generis seguidos en un día de lluvia, porque... no, o sea, ¡no! Ya no tengo ganas de aparentar "normalidad".

"No es por ser contrera, es tener personalidad", planeo responderle a quien se espante con mis respuestas.


Me preguntaba recién si será señal de cierta madurez, de autoconocimiento, de seguridad y confianza en uno mismo... o simplemente de intolerancia.

9 comentarios:

  1. Yo cada vez hago menos esfuerzo para aparentar normalidad, y me encanta cuando se quedan mirándome sorprendidos como pensando "uy, qué loca/rara esta mina, mejor me alejo".

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo. Y creo que es señal de madurez y confianza en sí mismo, baaahh y un poquito de intolerancia.

    ResponderEliminar
  3. Yo digo que es un 33.3% de cada una

    ResponderEliminar
  4. Nnnnno.
    La opción de "intolerancia" era un recurso, justamente para generar lo opuesto. Cuestiones de la retórica. No la consideré nunca una opción válida.

    Pero bueh...si mis lectores creen que soy una intolerante, pues ¡¡¡ALLÁ ELLOS, MANGA DE DESUBICADOS, LOS VOY A HACER DECAPITAR A TOD...!!!

    estem...
    no, no... es la pastillita, cambié la dosis, ¿viste? y bueh...

    lindo día, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Dí que sí: autentifícate.
    Sólo es Vix si pone la marca "VIX".
    Desconfíen de imitaciones.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Soy un misántropo, asique me importa un porongo lo que piensen los demás (ok, la mayoría de los demás)

    comento para que haya una prueba fehaciente y veas que sí estuve chusmeando tu blog

    besos

    ROSALES

    ResponderEliminar
  9. Es lo que digo siempre, el disquito que tiene la gente incorporado. Nunca citaste ¨me encanta la lluvia¨ para que un ganso te responda ¨si, para hacer cucharita¨¬¬ psssss, saca el tema con los hombres, si alguno te da una respuesta diferente chifla, pero retomando, tienen un disquito, muchos dicen lo que escucharon decir a los demas y no lo que realmente piensan, sera que no piensan o que? soy mujer, y muy envidiosa, pero tengo que admitir que es excelente lo que escribis ¬¬ JAAAAAAA XD

    ResponderEliminar