lunes, 12 de julio de 2010

Por fin, desayunada

Después de mucho tiempo, y sin darme cuenta, terminé de leer "Breakfast at Tiffany's".

Lo compré en BA en agosto del 2009 y lo empecé a leer en más de una oportunidad pero no me atrapaba mucho, habiendo visto la película protagonizada por Audrey Hepburn. La parte donde se cuenta la fiestita en su departamento con Rusty Trawler y Mag Wildwood y no sé cuántos más me resultó laaaarga y tediosa y siempre me rendía allí. Dejaba el libro abandonado. Hasta que hace pocos dias retomé su lectura y para mi alegría, me entusiasmé. Aún me faltaba bastante pero la historia, sin embargo, debía estar terminando. Y de repente, puf, se me acabóla novela, no así el libro, que después traía 3 cuentos de Capote y yo no me había percatado. Y repentinamente me vi encantada por la historia y sorprendida porque pensé que me faltaba más. Y porque quería más. Sobre todo considerando los diametralmente opuestos finales de ambas obras (libro original y película, que había visto el año pasado, motivo por el cual quise comprar el libro. O sea).
Así las cosas, puedo reconocer que me gustó más el libro. O quizás me gustó porque leí todas sus páginas imaginándome a Holly con la cara de Audrey, con sus frotaciones de nariz, sus ojos de nena traviesa asomando por arriba de los lentes negros, el gato -oh, el gato, ¿por qué abandonarlo?-, sus visitas a Sing Sing.

Ahora lo extraño. Eso es muy buena señal.

(Ésta es la foto que trae la tapa del libro y me gustaba cruzármela cada tanto en mi mesita de luz)

1 comentario:

  1. ahh...el mundo capote...bello bello!!! y ese ultimo cuento, el de la navida..me dan ganas de leerlo de nuevo!!
    Que suerte que insististe en terminarlo!! Besos!!!!!

    ResponderEliminar