sábado, 13 de noviembre de 2010

Lloro por Pol

El miércoles 10 y jueves 11 pasados Paul McCartney tocó en Buenos Aires. 
Y yo me lo perdí. 

Al día siguiente viendo los comentarios de los que sí fueron y las escasas imágenes que pasaron los informativos, me conseguí un dolor de cabeza llorando de emoción. Una emoción rara, porque a Paul siempre lo ví desde una pantalla: TV, un recital en DVD, una película. Siempre lejos. Pero esta vez, sabiéndolo a tan sólo 700 kms de mi casa, se me ponía la piel de gallina. Y las lágrimas eran una mezcla de emoción pura por verlo cantando y moviendo la cabeza en All my loving como si tuviera 22 años; de bronca por no haber podido ir, por un putísimo bad timming, porque el mes pasado estuve en Buenos Aires, gastando dinero (ajeno) que podría haber invertido en este recital, porque en ese momento yo sabía que para principios de noviembre ya estaría trabajando, imposibilitada de pedir 2 dias para viajar. Y no. O sea. Mastiqué bronca al cuadrado. También eran lágrimas de temor, de que este señor tan virtuoso no vuelva nunca más a Argentina y yo definitivamente me quede sin verlo en vivo. Tendré que mentalizarme con eso de "la tercera es la vencida", seguir practicando mi nanananananananaaaaa Hey Jude y que la fuerza esté conmigo.

Un lindo despelote de emociones. Me tuve que conformar mirando el resumencito pijotero de Canal 13 y regalándome este disco del 2009, que pinta ser Paul's ultimate recorded show ever. Un set list de la hostia (tiene Calico skies!!), DVD, 2 cds, extras y piripipís a gogó. Después les cuento.

7 comentarios:

  1. Pues en Buenos Aires no tengo claro que vuelva a repetir actuación.

    Pero ya muevo yo mis hilos para que lo haga en Punta Alta.

    Ánimo Vicz ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo te digo: me pasó parecido. NO con tanta angustia como vos, pero si, cuando s epusieron ala venta las entradas estaba en OTRO momento de mi vida, no sé si caspandome, de luna de miel, o volviendo de ella. NO podía pensar en nada más intenso, ni menos que menos seguir gastando plata en las entradas, que estaban carísimas!!!AHora, la p.. madre, si no llego a verlo en vivo alguna vez, me voy a tirar un clavado en una pileta vacía. Contame qué tal el disco!!!

    ResponderEliminar
  3. ay ay ay..!!!!! lo decis de una manera, que te pagaria el pasaje hasta su casa...!!!!!

    ResponderEliminar
  4. JuanRa: como será de chata y pequeña mi ciudad que aqui ni siquiera vienen las bandas tributo a The Beatles! jajajajaja, mucho menos pensar en que venga Paul.

    ceci: te acompaño en el clavado. de la pura bronca, mirá. Este finde voy a postear algo sobre el DVD porque es es-pe-luz-nan-te.

    Lu: dale, pagame el viaje a Londres, bah, no sé bien donde vive el Pol...

    ResponderEliminar
  5. Espeluznante? O sea.... buenísimo?! Espero tu post!
    UN besote, y no mastiques más bronca, pensá que si no vuelve, vos vas a viajar a donde toque para verlo. Viaje+recital, existe algo más?

    ResponderEliminar
  6. si, si, espeluznante de bueno, de emotivo de pieldegallinador... eso :))

    viaje + recital? y le agregamos soundcheck? jajajaja

    moriria, te juro, me sacan en camilla.

    ResponderEliminar
  7. tengo LA prueba de que todo es posible
    http://elotro-elmismo.blogspot.com/2009/11/beautiful-day-wonderful-tonight.html

    ResponderEliminar