sábado, 15 de octubre de 2011

Intolerancia colectiva

Hace mucho tiempo que no los molesto con mis quejas acerca del transporte público urbano. O sea, de la maldita 319. En realidad hoy mis quejas son bien generales, de cosas que uno padece viajando en CUALQUIER colectivo. A saber:

- los que van escuchando "música" con el celular a todo volumen.
- los que no cierran la ventanilla y nos hacen llenar de tierra y quedar como Doc después del tornado.
- el olor a culo. Sí, sí, señora, alguien tiene que decir las cosas como son, a pesar de lo grotesco del asunto. El olor a culo es uno de los grandes flagelos del viaje en colectivo. Más aun si la poseedora de dicho tufo SE TE SIENTA AL LADO y tenés que soportarla durante UNA HORA. Por supuesto, la mina tiene un celular de última tecnología, con pantalla táctil, pero no aprendió a higienizarse a diario.
- los que van parados con mochilas enormes en la espalda y sopapean de ida y vuelta con cada frenada al que va sentado.
- lo que escucha en la radio el chofer.
- el sarcasmo pulidísimo de los choferes.
- los que viajan una hora hablando a los gritos por celular, haciéndonos partícipes de sus vidas privadas.
- los vendedores ambulantes y sus versitos inentendibles y cómicos
- los enfermos de hacheivé que suben a pedir plata y dicen que hacen eso "en vez de salir a robar o hacer cosas raras".
- los que AÚN DESPUÉS DE 8 MESES no aprendieron a usar la tarjeta recargable.
- los culopesado que se sientan en los primeros asientos y no los ceden cuando sube alguien merecedor del asiento.




Listo, ya me siento mejor. Me encantaría leer sus aportes y experiencias.

10 comentarios:

  1. el gordo que amaga a darle el asiento a la embarazada (yo) pero lo hace tan despaciiiiito que antes que el se levantan dos mujeres
    vago! ojala te agarre impotencia crónica!

    ResponderEliminar
  2. ja! hace rato que tengo un extenso post sobre el tema en borrador... imaginate que, viajando todos los días al trabajo, me sobra el material. Y las ganas de matar gente...

    ResponderEliminar
  3. Los transportes públicos... ese inaudito experimento sociológico, ese pase gratuito por el museo de los horrores, ese "si lo llego a saber voy a pie"...

    ResponderEliminar
  4. el olor a traste es el peor, no lo entiendo, como vos decías tecnología, va al trabajo y.... ese olor? te imaginás ocho horas de trabajo con ellos/as? y ¿todavía queda gente que grita x fono? impresentables, hace años que salieron publicadas las cosas q no tenes que hacer con el celu en público....una tortura el colectivo. tengo coche, pero al centro voy en tren y subte -no es mejor- `pero sí hay diferencia.

    ResponderEliminar
  5. no, la verdad que la que tenia olor a culo era una piba bastante humilde, no iba a trabajar. Iba con un changuito de bebe plegado, y su madre llevaba su bebé en otro asiento. Pero igual.

    ResponderEliminar
  6. juaaaaaaaaa!!!!!!!!!!! Mori con lo del olor a culo!!! Aca (Edimburgo) es tremendo el olor a chivo de la gente, pero peor, MUCHO peor es en Francia! Olores que te tenes que ir a la otra punta del bondi!

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que nunca hubiera podido decirle a otra persona de una manera tan clara y precisa de como se viaja en la línea 319.
    Yo hace años que utilizo varios tipos de transportes, buenos y malos pero este no tiene califictivo.

    ResponderEliminar
  8. A tu lista yo le sumo las blancas palomitas que se suben al bondi cuando salen del colegio y actúan como si estuvieran en el patio de la escuela en pleno recreo. Con los años fui perdiendo la paciencia a estas criaturas... (esto no habla bien de mi, pero bueno, no lo puedo negar)

    ResponderEliminar
  9. Romina: claro, el flagelo de los escolares es algo que yo no sufro (al fin algo que no!) en la 319 porque es una linea que te lleva a otra ciudad, no es urbana. Los estudiantes que viajan en la 319 son universitarios nomás y algunos se comportan bien...

    ResponderEliminar
  10. En mi ciudad hay una porquería de transporte llamada "Microbus" o "pesero". Estos hijos de puta suben a tanta gente que van colgados literalmente de la puerta delantera y también la trasera, así que cuando te tenés que bajar tenés que andar apretujándote con los 4 ó 5 que van en los escalones, porque OBVIO, nadie se quiere bajar, no vaya a ser que el chofer arranque sin ellos. Pero bueno, esto es todavía soportable. Lo que no tolero es a los que suben por la puerta de atrás y joroban al que tienen al lado pidiéndole "¿Le molesto si le pasa uno?", o sea, le pasa el pago del viaje, y van haciendo una cadenita hasta llegar al chofer, y si hay vuelto va la cadenita hacia atrás hasta llegar al que pagó. LO ODIO. Yo como siempre llevo audífonos me hago la que no escucho para que no me jodan.

    ResponderEliminar