jueves, 17 de noviembre de 2011

Escuchate algo

¿Vieron cuando no se oye ni el volido de una mosca?
Bueno, YO SÍ lo oigo.
Y, gracias a Julie, me enteré que esa capacidad extraordinaria de mi sentido auditivo se denomina hiperacusia, de lo cual yo no tenía idea.

A veces, oír TODO, hasta la caída de un botón a 10 mts.(*), no es tan útil. Hace varias noches que me cuesta conciliar el sueño porque oigo toda una serie de ruiditos trasnochados que me julepean, que provienen de la cocina, del living, de la habitación de arriba, del patio, de la calle. Todo. Si la madera cruje apenas, si la puerta y/o el picaporte se acomoda con el viento. Si la gata camina por la mesada. Si todo, yo lo oigo por más lejos que esté, y si estoy a oscuras, más aun. 

Considerando que tengo una leve miopía y uso lentes recetados permanentes desde los 16 años, esta exagerada sensibilidad auditiva mía podría considerarse un factor positivo para mi supervivencia. Puede que no vea venir el auto encima mío pero lo oigo, definitivamente.

Cuando mi papá tenía el Regata naftero mod. 90, yo lo reconocía venir ni bien doblaba la esquina que está en el extremo opuesto de mi casa. Reconozco cuál de mis progenitores está entrando por la puerta de casa con solo oir el tintineo de sus llaves, o cuál está bajando por la escalera por el ruido (y la intensidad del ruido) de sus pasos.

Yo, tranquilamente, podría ser la genuina protagonista del comercial de magni ear, aquel del "¡fuerte y claro!" pero sin usarlo.

Quizás siempre la tuve, quizás se intensificó conforme mi miopía se agudizaba en la adolescencia, o tal vez fue una habilidad que adquirí trabajando en radios, como locutora operadora musicalizadora. El oído se entrena mucho en esas labores.

La cuestión es que... te oigo todo.

(*) anexo: esta anécdota la conté en mi facebook hace unos días

Yo en mi pieza. Madre en la cocina a unos 10 mts. Oigo que se cae algo al piso, chiquito, tipo un arito.
Grito: -mamá, se te cayó algoooo.
Madre no me entiende, viene y pregunta: -que pasó?
Yo: que se te cayó algo al piso, un arito...
Madre: ¿...? y se va a la cocina.
A los 3 segundos la oigo reirse. Se le había caido un boton de su ropa y ella no se había dado cuenta.
Madre: ay... qué oído!!...me asustás.
Yo: :) ya me lo han dicho, sí...

pa' servirles.



14 comentarios:

  1. Guaaaaaug Vicz! Qué impresionante!!! Yo soy muy sensible a los bajos, pero la verdad es que slaí chicata y meido sordona, jejej! Lo que sí te huelo lo que quieras: Y tampoco olerlo todo, como te imaginarás, está TAAAAN bueno. Ni siquiera me sirve para prevenir un accidente de auto, jajajj. Ahora te contesto tu mail. Beso grande, super ear!

    ResponderEliminar
  2. ceci. tambien tengo el olfato medio sarpado, si. De reconocer el menu de la cena/almuerzo ni bien cruzo el umbral, pero nada de "uh, cebolla salteada". No. "uh, zapallitos rellenos", ponele.

    Todo debe ser por culpa de la miopia, la naturaleza es sabia.

    ResponderEliminar
  3. Yo también soy miope y con súper oído. Me viene bien para dar clases porque escucho todo, todos los insultos, los murmullos en las pruebas, todo. Después se los repito clarito y se asustan, ja! A bruja no me van a ganar!
    Besos Vix!

    ResponderEliminar
  4. A veces puede ser util! Yo tengo super olfato... no tan util...

    ResponderEliminar
  5. Qué envidia, che!! Yo escucho re poquito (de hecho consulté muchas veces por eso... y como no quiera usar audífonos no hay mucho para hacerle y nah, no es para tanto). Pero sí, me imagino que debe tener sus bemoles! :P

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo buen oído y también lo relaciono con los 20 años de miopía que llevo a cuestas, pero no sé si es tan bueno como para escuchar un botón que se cae en otra habitación!

    ResponderEliminar
  7. yo también Vix pensé que era un bicho raro, pero debe ser xq somos chicatas!, cuando los varones tiraban tizas yo hacía la "gran Matrix", las "veía venir" y no me daban! brbrbrbrbrbrbr jajajaja

    ResponderEliminar
  8. ella era...Jamie Summers....y no nos habia dicho nada...!!!!
    Yo tambien super olfato y super oido...pero con la vista no estoy tan segura....

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Jua juarajuajuajuáaaaa!!! Me muero de la risa....!!!! Y me identifico, demás está decirlo, con toooooodos los ejemplos. Oz a veces no lo puede creer, las cosas que puedo llegar a oir (e identificar, que esto ya forma parte más de mi personalidad que de mi oído), dado que él es medio sordelli (a pesar de su excelente oído musical), y menos atento y observador que una sopapa...
    Yo SIEMPRE sé en qué parte de la casa está Zoe, aunque (raro, pero a veces pasa) no esté hablando. La escucho moverse, y además mi anexo cerebral sigue su paradero no importa lo concentrada que me encuentre en mi tarea. Y mi otro anexo cerebral sabe cuántos minutos (digamos) hace que no se sabe nada de ella, y que combinado con el lugar donde esté en dicho momento puede llegar a ser peligroso.
    En fin, que en los ensayos me aturdo automáticamente, que me empiezo a agobiar cuando hay mucha gente, que me asusta la idea de que puede haber un dinosaurio en mi placard cuando tal vez es una polilla cambiando de posición porque se le durmió una patita... etc. Todo eso, pero también escucho todas las voces en canciones con cuatro coristas, o sé si mi hija está en un potencial peligro, etc. Tómalo o déjalo, hermana de hiperacusia...

    ResponderEliminar
  10. como se podrán imaginar, cuando los inadaptados que tengo por vecinos ponen la cumbia a todo culo (en tres casas diferentes que me rodean) yo entro en un estado casi asesino.
    Y vivo pidiendole a mis viejos que bajen el volumen del TV y radio.

    Es todo un tema, si...

    ResponderEliminar
  11. Ya se van a ir curando de la hiperacusia con los años! xD

    ResponderEliminar
  12. Jajaja salado! A mí me pasa lo mismo! Con el olfato también, me mata porque hasta los lindos olores me saturan y me marean!

    Pero lo del ruido es genial y lo tengo más dominado, aunque hace un par de noches justamente, me pegué flor de julepe porque estando sentada en la computadora sentí un ruido atrás mío. Como dice Julie, pensé que me iba a dar vuelta y encontrar un dinosaurio... por supuesto que no, era una mosca caminando por la pared. CAMINANDO. Y yo juraba que venía pie grande de adentro del ropero jajaja. Lo bueno de esto es que no sé cómo he aprendido a bloquearlo, por lo menos para las conversaciones que no me incumben, me sale bastante.

    Cada noche desenchufo todo antes de dormir, es que me molesta el ruidito ese que casi nadie escucha de los electrodomésticos enchufados. Es tremendo porque todos te dicen "pero qué ruido??" "ese zumbido insoportable!!"
    Y tengo un vecino con hábitos televisoriles muy especiales: la prende a las 2am hasta las 6am... Y este en vez de HIPERacusia se ve que tiene HIPOacusia porque escucha como por megáfono... tuve que poner el ropero contra esa pared para que me aísle un cachito el sonido!

    Bueno tremendo tema, la verdad lo del oído me parece algo bueno, me pasa como a Julie que en un ensayo me tendría que poner tapones y en los toques termino sola lejos porque no soporto estar cerca de las fuentes de sonido, y olvidate de compartir auriculares! Pero lo bueno es poder escuchar esas cosas a veces imperceptibles, escuchar todos los instrumentos y voces, distinguir diferentes sabores en una comida y saber qué es lo que falta y lo que sobra... cuando pienso que hay personas que en una canción o en un plato de comida perciben una masa compacta de sonido o sabor en la cual no podrían desglosar los componentes me da una cosa... es como que se están perdiendo gran parte del atractivo de esas cosas, por lo menos de las que disfruto yo.


    QUé lindo pensar en todo esto!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. A ver... ¿qué acabo de tirar al suelo? :p

    No conocía lo de la hiperacusia, pero la anécdota del botón es, como dice tu madre, para empezar a tener miedo de ti. :)

    ResponderEliminar
  14. Hola Vix, acabo de aterrizar en tu blog y con esta entrada me hiciste reir, por tu forma de narrar. A mí, me apsa igual que a vos con los ruiditos y muchas veces es un garrón. Besotes y me quedo por acá leyéndote. Te espero por mi blog.

    ResponderEliminar