lunes, 30 de enero de 2006

No todo está perdido (salvo yo)

Y sí... era de esperar que me sucediera.
Les explico: desde los 7 años (1987) hasta junio del 2005 yo fui estudiante. Eso da como resultado unos 18 años de estudiante. Y sin mandarme la parte, fui de las buenas, bastante a mi pesar. No sé bien la razón pero era de las "cufas" sin proponérmelo. Me resultaba fácil. Hasta que empezó a cansarme eso de memorizar cosas porquesí y me pregunté: pa qué seguir con la tortura? pensás ser estudiante vitalicia? para qué? pa que Los Twist se reúnan y te dediquen la versión remix 2005 de "El estudiante"? nah. Pues ese mismo junio puse freno de mano, largué todo y respiré felizmente aliviada. Y me dediqué a otras cosas, más productivas. No podría haber tomado mejor decisión en mi vida entera.

Hasta que hoy pegué una vuelta por el centro de mi (asquerosa) ciudad y algo me empezó a hacer ruido (no, no escucho voces...todavía). No sabía muy bien qué era hasta que pasé frente a una librería de útiles escolares y aclaré mis dudas: extraño patéticamente comprarme cuadernos, lapiceras, reglas, resaltadores, liquid paper y todas esas cosas que uno compra y tiene a granel y acarrea cuando es estudiante. No puedo conmigo, las extraño. Amo comprarme de esas cosas. Y también me di cuenta que practicamente ya no escribo a mano y en breve mi caligrafía (jajajajaja) se verá muy afectada si no hago algo urgente al respecto (porque además de haber sido "traga", siempre tuve linda letra y perfecta ortografía). Pero si no escribo nada a mano, para qué voy a volver a comprarme cuadernos y lapiceras? eh? Y ni loca vuelvo a estudiar nada teórico con la excusa de tener que escribir y comprarme útiles! aaaaah...vieron? todo un dilema.

PD: ustedes se estarán preguntando: ¿y para decir estas huevadas volvió a escribir posts esta infeliz? y yo les responderé: PERO QUÉ GATAFLORISMO, CHE!

8 comentarios:

  1. Muy bien, joven Vix, es que esos recuerdos no se olvidaran jamás, como "otros".
    Como consejo por el tema caligrafía, escriba 500 veces "debo escribir menos con la PC y mas a mano" a lo mejor te ayuda.
    Contento por tu vuelta al ruedo de la vida del Blog :-)
    Huguete

    ResponderEliminar
  2. jajajaa, vix, es bueno que vuelvas, siempre, como sea.
    yo tambipén adoro esas coas, son tan bellas! las lapiceras, las reglas (para que puedo querer una regla?) los papeles, los cuadernos. Y olerlos! Siempre podés comprar y escribir estupideces, y podés decir que en realidad estás salvando tu caligrafía de la decadencia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Juas. TT tambipén adora esas cosas porque ella usaba lapiceras Sylvapen. Cuac. esta chica...pero que ocurrente.

    ResponderEliminar
  4. podés llevar anotaciones o apuntes para futuros posts, como para actualizar más seguido, no?

    más allá de mi laburo (que implica andar con cuadernos y demases) siempre tengo de esas cosas a mano.
    es más, mis carteras y/o bolsos siempre los compro de manera que quepa perfectamente un cuaderno de 24/48 hojas (cuadriculado mejor), una libretita con papeles de colores y/o dibujitos y una minicartuchera con lo indispensable (una bic negra, un lápiz hb, un portaminas, una fibra indeleble y un "blanquito".

    soy una enferma...
    mejor no me des bola

    ResponderEliminar
  5. EN MI BLOG NADIE HACE APOLOGÍA DE LA DROGA, CANEJO!
    pucha, no, pará...
    ah, el "blanquito" era el liquid paper? aaaaaaah, ta, listo, tonces seguí comentando tranquila.

    ResponderEliminar
  6. Si, yo ahora me pasé del otro lado del sistema educativo, pero aunque no siempre se necesiten, siempre es bueno entrar a la librería a comprar sacapuntas. Por lo menos para remontarnos a esas epocas en que si nos quedabamos dormidos a la siesta nos perdíamos de todo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pero te podés comprar cositas para jugar... o sea, podés darte el gusto, ya que tomaste una decisión tan madura, de hacer una super regresión y por que no, disfrutar juntando papeles de carta, comprando lapiceras con olor rico, o... no sé, quizás una goma de esas super psicodélicas... ya sé! las cartucheras que tenían botones por todos lados!!!

    ResponderEliminar