lunes, 18 de enero de 2010

Planeando bajito

En este precio instante tengo una imperiosa necesidad de pensar en cosas lindas. En gente linda. En experiencias lindas. Porque tuve un día tirando a...choto, sí, eso. CHOTO. Y porque lo único que se me ocurrió fue plasmar acá en esta página alguna idea que me ayudase a borrar el saborcete amargo que dejó este día choto (que no será el único en esta semana interminable), que más que amargura es tristeza y dolor. No mucho, pero dolor al fin.

Y porque hace tiempo que vengo contando en no uno sino varios almanaques los días que me quedan para recuperar una libertad que, a primera vista, podría ser considerada dramática y trágica, pero que a mí me va a devolver todas las ganas de disfrutar.

¿de qué?

pues de todo.

Pensando en el próximo sábado, cuando finalmente recuperaré esa libertad, es que me puse a enumerar todas las cosas que quiero hacer una vez que ya no esté trabajando. Les comparto esa lista, y el que guste sugerir algo -a sabiendas de mis preferencias solitarias y raras- está invitado a dejar su comentario.


A saber:

En principio y para festejar, me voy a clavar una Cindor con galletitas. No las rococó que yo quería porque no las encuentro pero alguna otra, así sequita viene bien igual. La Cindor* la compré hace DIAS. Me espera en la alacena.

*aclaración para los extranjeros (bueno, sí, para JuanRa, qué me las voy a dar de cosmopolita): Cindor es la marca de una leche chocolatada. La más rica, dicen. La más popular.

Quiero cocinar. Para mí. Estaría bueno para alguna otra persona pero ante la escasez de, cocinaré para mí. Cualquier cosa, mezclar, probar, experimentar. Y ver qué sale. Siempre dentro de los parámetros avalados por la OMS y las normas ISO 9000 y...mi mamá. Tranquilos, que de las pruebas nucleares se encarga Irán.

Me voy a tomar unos lindos baños de inmersión de espuma con perfumito a lavanda, cual Marilyn Monroe del siglo XXI, pero sin los Kennedys ni el Chanel number five. Y viva, muy viva.

Voy a salir a caminar temprano, de mañana, a respirar aire fresquito, olor a día recién empezado. La mañana, he descubierto, es bellísima si uno la vive afuera, aunque haga frío. Me voy a comprar cosas ricas para volver y desayunar en casa. O no.

Quiero sacar fotos, muchas fotos. Agotar otro par más de pilas recargables.

Ir al cine. Eso! tengo una deuda cinematográfica sideral. Con lo que me encanta ir al cine!. Espero poder seguir currando con el carnet de estudiante de la UNS. total, ¿qué son 5 años? pssss...

Voy a ponerme al día con la películas y los recitales en DVD que ya tengo en mi haber. Mirar peliculas a cualquier hora del día, en lo posible fuera de las horas en que yo normalmente las miraría.

Principalmente y desde el primer segundo: escuchar música buena, linda, de calidad, nueva. Volver a investigar, a descubrir grupitos e intérpretes que no conoce ni su propia madre. Y disfrutar recomendándoselos a otras personas y que encima, ¡les guste! aaah, qué placer...

Planeo, entre otra cosas, quedarme levantada y despierta (sí, vale la aclaración) toda una noche, mirando TV, escuchando música, leyendo.

¡Leeeeeer! oh, qué actividad regocijante (puaaah!), también se suma a la lista. Tengo alrededor de 10 libros sin leer en mi biblioteca, sino más.

Algo que NO voy a hacer: escuchar radios por -mínimo- un mes. Exceptuando al señor Dolina (que hoy retorna al aire por Nacional).

Ah, también...un día...me voy a tomar un colectivo local (hay 3 líneas creo y jamás me subí a ninguno) y voy a hacer el recorrido completo, ida y vuelta. Para ver qué hay. Sacar fotos. Conocer lugares de mi ciudad por los que nunca pasé quizás o en los que no me detuve a observar ni la vereda.

Y voy a escribir. Y voy a ver qué hago con esta vida tan poco prolija que llevo. Y voy a estar bien.

Sí.

4 comentarios:

  1. Pero quiero verte escribir esta lista sobre papel, para que puedas ir tachando las cosas a medida que las vayas haciendo, que no quede la cosa en "haré... haré..." y luego no hagas nada.

    Comparto casi plenamente el placer por todas y cada una de las cosas que has dicho. He sonreído con lo de caminar temprano. Es cierto, ha de ser temprano para que realmente tenga encanto el paseo.
    Hay una de las cosas de tu lista que también me gustaría hacer y otra que no haré jamás:
    La primera es subir a un colectivo (autobús aquí) y que me de una vuelta por la ciudad. Nunca lo he hecho aquí en Yecla y debe ser agradable.
    La segunda es cocinar. Uff, no, qué pereza, hacen falta siempre catorce mil ingredientes y luego hay que limpiar el desaguisado... Sin embargo me prestaría gustoso a probar todos tus inventos, pues para poner en marcha la mandíbula no soy nada perezoso.

    Feliz día de la liberación, Vix!!

    PD. No conozco Cindor pero si es chocolatada, encantado de saludarla.
    PD2. Me ha encantado que me nombres! ;)

    ResponderEliminar
  2. JuanRa: juro que la hice primero en papel. es mas, ayer la tenia al lado mio mientras la copiaba al post. Y la voy a ir tachando a medida que vaya haciendo casa cosa. Y la voy a escaner pa que veas, nomas!

    ja!

    gracias...

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuántas cosas lindas para hacer! Excepto cocinar (que no sé, aunque me gustaría aprender), comparto todo lo demás. Agregaría cantar y bailar y sería completamente feliz.

    ResponderEliminar
  4. tenés razón...
    igual creo que eso no dejé de hacerlo nunca pero igual, lo voy a agregar, sobre todo bailar.

    gracias

    ResponderEliminar