lunes, 1 de febrero de 2010

Libre albedrío

No tengo ganas de lavar los platos.
Ni de sacar las cosas de la mesa para merendar, cenar, almorzar, desayunar.
Ni bañarme antes de salir.
Ni ordenar la ropa en mi pieza.
Ni de terminar una cosa para después empezar otra.

Quiero hacer las cosas en el orden en que me salen, no en el que deben ser.
Porque estoy de vacaciones y porque durante muchos meses hice cuatro cosas a la vez y fue agotador.
Y porque ser típica y previsible es un embole.

A romper la rutina y la inercia!
Esa es una de mis metas 2010.

1 comentario:

  1. Estas cosas se contagian. Iba a comentar algo pero mejor me hago primero un sandwich de fresas...

    ResponderEliminar