viernes, 10 de septiembre de 2010

¡Y mueve, mueve, mueve!

Después de 30 años de vida descuidada (jajajaaja) y jolgorio goloso, mis análisis de sangre indicaron que el colesterol puede estar alto aún siendo joven. Aún en mí, que siempre fui un palito, que no sólo no aumentaba de peso aunque ingiriera KILOS de hidratos y grasas chocolatosas sino que además estaba por debajo de mi peso ideal. Ahora, las cosas cambiaron. Ya lo dije yo, cumplir 30 no era sólo cambiar de década. Se me venía la maromba. 

Para empezar aumenté unos 4 kilos, es decir que me completé (y sigo por debajo de los 50kg asi que ¡imagínense lo mal acostumbrada que venía!). Los pantalones, ya conté, no me cierran. Y encima tengo el colesterol un poquito alto. Por ende, dos médicos, no uno, dos, me indicaron reducción de ingesta de grasas (tragedia) y actividad física. El sedentarismo dejó de ser inocuo para mí, ahora mi cuerpo me pasa la factura si no me muevo y tiene toda la razón. Por algo nací tan rompequ...digo, inquieta. Así es que salí en búsqueda de lugares para hacer actividad física en esta ciudad. De entrada me decídí a probar un gimnasio de aparatos. Jamás había pisado uno y siempre hay una first time. Yo siempre elegí las danzas, ocurre que acá no encuentro ninguna que me guste. También practiqué tai chi chuan durante 4 años pero dejé en marzo pasado (¡ahí empezó mi debacle física, señor juez!). En el gimnasio uno hace bicicleta, abdominales y un circuito de aparatitos de sobrecarga. Levantar peso para bajar de peso. Suena irónico, ¿no? No es mi caso, yo no busco adelgazar sino poner il corpo en movimiento, tonificar lo bueno que me queda y que las endorfinas hagan lo suyo.

Otra de la cosas que investigué fue el popularísimo Pilates, que acá en Punta Alta de repente se volvió furor y en cuestión de meses aparecieron 3 locales como hongos.

En uno de ellos, la chica que me atendió, muy amable, me ofreció otra opción. Un circuito que incluye plataforma vibratoria y me invitó a probarla. Debo admitir que la sensación que te produce no es agradable. Es como un sambódromo pero localizado. Una máquina con una base que vibra con fuerza y te hace zangolotear las cachas y las piernas, y te bajás de ahí y rebotás tas tas tas tas. Lo peor del asunto es lo salame que una se siente arriba de esa plataforma. Por un instante me creí una modelo de Sprayette, demostrando el aparato de útima generación. De hecho casi le digo "¡grandioso! ¡fuerte y claro!", en mi mejor castellano neutro, cuando la flaca me preguntó qué me parecía. Me llegaba a decir que "no ocupa espacio porque se puede guardar debajo de la cama" y huía despavorida de ese salón. Pero no. Incluso después de bajarme, me informó que había ciertas contraindicaciones. No todo los mortales pueden usarla (y yo pensaba: ¿no habría sido pertinente informármelo antes de invitarme a probarla? ¿qué sabía ella si yo no tenía un clavo de cobre en la columna vertebral? mmm?...en fin).

Por ahora (y porque ya pagué el mes) sigo con el gym. Siento que pertenezco a la masa. Digo gym y voy al gym. No hay que explicar nada. Antes me peguntaban: "¿¿tai chi qué?? ¿eso duele?". Ahora no. Todos saben lo que es un gym. Dejé de ser una minoría por un mes, dos veces por semana. Veremos qué opinan mis músculos cuando empiece a levantar más de un kilo...

4 comentarios:

  1. Mi extraña combinacion de colores es debido a un inesperado cambio climatico...olve a tai chi...cuando yo deje tai chi fue mi debacle tambien!!! De 48 kilos pase 55!!!!!! Horror!!! despues por analogica te cuento mis ultimas anecdotas!!!

    ResponderEliminar
  2. ahhhh jajajjajajajaj!! que compu chota...quedo grabado una cosa que comente en una foto mia hace cinco horas, y se mezclo con el comment para vos<!!!! very funny!!!!
    besos!!

    ResponderEliminar
  3. De sólo imaginarte arriba de la plataforma, vibrando, muero de la risa. Grandioso! Jajaja
    Mis consejos de gym (?) ya te los di por otra vía, así que no voy a ser reiterativa acá.
    Buen post!

    ResponderEliminar
  4. Vicz me divertí mucho con este post....ja,ja,ja,

    ResponderEliminar