sábado, 24 de septiembre de 2011

Kevin Johansen + The Nada + Liniers: ALTA JODA

Ayer se presentó Johansen con su bandota y el dibujante Liniers en el teatro Don Bosco en Bahía Blanca y y tuve la suerte de poder estar allí (gracias a que padre y madre me regalaron la entrada, valga aclarar y agradecer públicamente). Fue el tercer recital de Kevin al que fui y puedo decir ya que TODOS sus shows son una tremenda partuza. 







Yo no suelo emplear el adjetivo "alto" para calificar las cosas pero eso que viví anoche fue alta joda (y porque además se me ocurrió hoy cuando chateaba con Perica, quien AUN nunca fue a ver a Kevin. Vaya, nena, vaya!). La adición de Liniers al espectáculo le da todo un nuevo nivel de humor y diversión, sumado al ingrediente visual de lo que va dibujando live on stage. Por momentos uno se cuelga mirando los dibujos del tipo. Con la música de fondo. 









Es realmente original lo que hacen y muy entretenido. Como la entrada la saqué la misma tarde del chow no pude elegir buena ubicación y quede en la última butaca de la última fila de la platea. A la media hora de iniciado el asunto, pispié y vi que por la fila 18 había lugares vacíos y  me "mudé". Si me  llamaban la atención o llegaban los dueños de esos asientos, volvía a los confines de la platea en donde uno se siente prácticamente FUERA del teatro. Afortunadamente nadie llegó a cortarme el mambo y me ví todo el resto del show en re buena ubicación. Y saqué chorromil fotos y videos, bailé, canté, aplaudí y me cagué de risa durante dos horas. Vean este video que hice en uno de los momentos más divertidos y sorpresivos de la noche: 



(no, Kevin, don't show me your biceps, have mercy!)




Con su niño en brazos, Tom Atahualpa (y bueh, es Kevin)


momento de lanzamiento de los dibujos de Liniers en avioncito a la platea

y al final cuando ya se había armado el cachengue delante del escenario


Hubo payasadas, coritos a dúo, salsoteada debajo del escenario frente a la primera fila, hubo pogo, danzas griegas y alegóricas a cargo de Liniers, quien además cerca del final bajó a los pasillos de la platea para armar trencito y terminar TODOS ellos arriba del escenario bailando (y pidiendo autógrafos). Una locura. Y todo sin hacer pausas mayores  a un minuto. Kevin, a pesar de sus ¡47 pirulos!, sigue estando más rico que el pan con manteca (aunque esa foto en culo que subió a su twitter el otro día no de cuenta de su ricura).

Yo sugiero: un día que andes de bajón o sin pilas, averiguá si Kevin no tiene show en tu ciudad o cerca y entrale. Al show. Satisfacción garantizada.


disclaimer: las fotos no son de buena calidad, lo sé, granulosas y movidas, pero considerando el lugar donde yo estaba, la falta de luz, la cámara y mi pulso, pues... son fotos cuasi milagrosas!

4 comentarios:

  1. gracias por la dedicación. altooo post!

    venía casi casi enamorandome, hasta su culo. ahi caí rendida a su pies. kevin, sos lo más.casáte conmigo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Hasta la McVictoria siempre? ¡Juas!
    ¿Y tocando un tema de A-Ha? Ya veo que son todoterreno.
    Aunque sea en un 1'5%, me he sentido en ese concierto

    ResponderEliminar
  3. Kevin es lo más de lo maaaaás! Sus recitales son puro baile, disfrute, risa! Y con Liniers directamente la rompen!

    ResponderEliminar
  4. Yo con este recital me enamoré de Liniers!

    Amo la música de Kevin, me hace muy bien!

    besos vixxx (la próxima avisá cuándo estás por acá!)

    ResponderEliminar